Presenta EU video como prueba de que Teherán atacó buques petroleros

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Washington. Estados Unidos e Irán se acusaron mutuamente ayer por crear tensión en Medio Oriente tras el ataque que sufrieron los buques petroleros Front Altair y Kokuka Courageous mientras navegaban el jueves en el golfo de Omán, cerca del estratégico estrecho de Ormuz. Uno de los navíos quedó en llamas y otro a la deriva.

Irán lo hizo, señaló el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, en entrevista con la cadena Fox. Cuando se le preguntó cómo planea enfrentar a la república islámica y evitar nuevos incidentes, dijo: Vamos a ver. Advirtió que el estrecho de Ormuz, por el que pasa 20 por ciento del petróleo mundial, no se cerrará, no se cerrará en mucho tiempo y que lo saben “los iraníes.

Aseguró que el gobierno de los ayatolas ha cambiado mucho desde su llegada a la presidencia, aunque considera que aún representa una amenaza y es una nación de terror.

El presidente tomó esta postura luego de que el Comando Central de los Estados Unidos publicó un video blanco y negro en el que supuestamente se ve cómo entre ocho y 10 personas salen a las 16 horas del pasado jueves de una patrulla clase Gashti, de la Guardia Revolucionaria iraní, y retiran una mina lapa sin explotar del casco de uno de los buques afectados, que podría ser del Kokuka Courageous.

Otra grabación, ligeramente más distante, muestra la lancha, de entre 10 y 15 metros de largo, alejarse de la embarcación más grande. Una vez más, las marcas, barandillas y tuberías del petrolero parecen coincidir con las imágenes de archivo del Kokuka Courageous.

El capitán Bill Urban, vocero del Comando Central estadunidense, detalló que la grabación completa la recibieron después de que los tripulantes abandonaron el barco al ver el explosivo sujeto a su casco. El personal de ambas embarcaciones fue salvado por un equipo de rescate de Irán y la marina estadunidense.

El Kokuka Courageous, de propiedad japonesa, había transportado metanol de los Emiratos Árabes Unidos al océano Índico cuando fue atacado junto con el Front Altair, propiedad de la empresa noruega Frontline con bandera de las islas Marshall, tras atravesar el estrecho de Ormuz.

Kokuka Sangyo, operador del Kokuka Courageous, explicó que la nave sólo recibió impactos de bala, luego de que la tripulación vio un objeto volador que apuntaba al petrolero.

El secretario interino del Pentágono, Patrick Shanahan, afirmó que su gobierno está dedicado a construir un consenso internacional ante la serie de ataques que se han cometido en Medio Oriente. Añadió que parte de ese consenso incluye compartir la información de inteligencia y entregar al Comando Central los recursos y el apoyo que necesita para llevar a cabo sus misiones.

La Casa Blanca informó en un comunicado que Trump discutió en una llamada telefónica con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, respecto a la reciente visita que hizo el funcionario asiático a Irán para reducir las tensiones entre Washington y Teherán, además de los ataques contra los navíos petroleros.

Irán y Estados Unidos viven un momento de tensión desde que en mayo de 2018 Washington se retiró del acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní y volvió a imponer sanciones económicas contra la república islámica. En mayo pasado Trump envió refuerzos militares a Medio Oriente para evitar ataques inminentes de Irán contra intereses estadunidenses.

Las agresiones contra los petroleros se dan tras los ataques del mes pasado contra embarcaciones frente al emirato de Fujairah, uno de los centros de abastecimiento de combustible más grandes del mundo.

Por su parte, el gobierno de Irán negó en un comunicado haber participado en los supuestos ataques y acusó a Washington de librar una campaña iranofóbica, al tiempo que su gobierno amenaza con cerrar el estratégico estrecho de Ormuz.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, de visita en Kirguistán, acusó en un comunicado a Washington de ser una grave amenaza para la estabilidad en la región y el mundo, al violar las reglas internacionales. Tras reunirse con su par de Rusia, Vladimir Putin, pidió a Moscú involucrarse más en las actividades de Medio Oriente ante las presiones exteriores.

A su vez, el canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, tuiteó: “Que Estados Unidos haya aprovechado la oportunidad para lanzar acusaciones contra Irán –sin ni una pizca de prueba fundada o circunstancial– sólo deja muy claro que (Washington y sus aliados árabes) han pasado al plan B: la diplomacia de sabotaje y el encubrimiento de su terrorismo económico contra Irán”.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, expresó su preocupación por los incidentes y pidió la apertura de una investigación internacional. El canciller británico, Jeremy Hunt, consideró, casi con certeza, que Irán está detrás de los ataques, mientras Francia, España, Alemania y China llamaron a la contención de todos los actores involucrados.

Últimas noticias