American curios / Sombras nada más

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Cada día –aun si uno hace el intento de evitarlo– Trump interrumpe todo, y cada intervención es más obscena y mentirosa que la anterior. Muchos aconsejan, incluyendo la gente del presidente, que no hay que tomar tan en serio los comentarios del mandatario. Pero ahora los mensajes se han vuelto tan ominosos que hasta observadores veteranos que no suelen gritar, están sonando la alarma. Muchos ven tinieblas que recuerdan los momentos más oscuros de la historia moderna.

En una serie de mítines políticos para apoyar a candidatos republicanos leales al régimen, Trump ha hecho lo de siempre: autoelogiarse –recién declaró que su presidencia es la revolución más grande jamás realizada en este país– burlarse de sus opositores, atacar a los inmigrantes, acusar a los medios de fake news y llamarlos enemigos del pueblo, pero ahora ha elevado el tono del ataque contra sus críticos y opositores al declarar que son parte de una turba enfurecida que está amenazando la ley y orden.

Lea aquí el artículo completo.

Últimas noticias