Perú: crisis política y oportunidades de nueva transición / Verónika Mendoza

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Tras meses de intensa crisis política, Perú cuenta con un nuevo presidente: el ex gobernador regional Martín Vizcarra. Tras la designación del presidente del Consejo de Ministros, las intensas especulaciones sobre su gabinete empiezan a amainar, mientras las familias descansan el fin de semana largo por Pascua, esperanzadas por los triunfos de la selección de futbol camino al Mundial. Los medios de comunicación aprovechan el clima festivo y el hastío de la gente por toda la podredumbre desparramada en días recientes para tratar de envolverla con los cantos de sirena de la estabilidad, la unidad nacional y llaman con fervor a voltear la página.

El jueves 22 de marzo el Parlamento peruano aprobó la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, quien llevaba un año y ocho meses en la presidencia tras vencer a Keiko Fujimori –la hija y, sobre todo, heredera política del dictador Alberto Fujimori– en la segunda vuelta electoral en 2016 por apenas 41 mil 57 votos. PPK, como conocemos los peruanos a este lobista que pasaba del mundo empresarial y financiero al Estado cual pelota de ping pong, se hizo de la presidencia más por el activo rechazo ciudadano al fujimorismo que por mérito propio. Si bien en la última etapa de aquella campaña electoral se desmarcó del fujimorismo, una vez en el poder no dudó en arrodillarse ante éste cediéndole importantes instituciones, como la superintendencia tributaria o el Banco Central de Reserva. Nada de eso apaciguó la sed de venganza de Keiko Fujimori ni su afán por controlar el sistema de justicia para manipular las investigaciones en su contra. Sin embargo, al mismo tiempo que oficialismo y fujimorismo se lanzaban puyazos públicamente, aprobaban juntos recortes presupuestales en salud, educación e infraestructura pública. En suma, una política de ajuste a costa de los derechos ciudadanos.

Lee aquí el artículo completo…

Últimas noticias