Cayó $3 mil millones la derrama turística decembrina en Guerrero

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Acapulco, Gro., Los principales destinos turísticos de la entidad perdieron más de 3 mil millones de pesos durante la temporada vacacional de invierno en comparación con el mismo periodo del año anterior, informó la Secretaría de Turismo de Guerrero.

El titular de la dependencia, Ernesto Rodríguez Escalona, informó que la derrama económica durante las vacaciones decembrinas de 2020 fue de mil 340 millones de pesos en Acapulco, Taxco e Ixtapa-Zihuatanejo, contra 4 mil 756 millones de pesos que se captaron en 2019.

Señaló que los destinos turísticos guerrerenses presentan una disminución de 44 por ciento en afluencia turística y ocupación hotelera respecto de la temporada vacacional del invierno pasado.

Precisó que el puerto ha recibido poco más de 193 mil turistas durante la época decembrina de 2020, con una ocupación hotelera de 37.8 por ciento, la cual, en comparación con el año anterior, cuando fue de 83.4 por ciento, equivale prácticamente a menos de la mitad.

La derrama estimada para Acapulco es de 794 millones de pesos, contra 2 mil 765 millones generados en diciembre de 2019, con la visita de 628 mil turistas.

En el caso de Ixtapa-Zihuatanejo, se calcula que lo han visitado 163 mil turistas durante el receso invernal de 2020, con una ocupación hotelera promedio de 43.8 por ciento y una derrama económica de 514 millones de pesos.

Durante las vacaciones decembrinas de 2019, la ocupación en ese destino turístico fue de 87.3 por ciento en promedio, con una derrama de mil 575 millones de pesos y 456 mil 549 turistas.

En Taxco se calcula la llegada de 14 mil 255 turistas, derrama de 31 millones 147 mil pesos y ocupación promedio de 27.3 por ciento durante el lapso citado de 2020.

En diciembre de 2019, dicho pueblo mágico promedió 70.9 por ciento de ocupación, con el arribo de 61 mil visitantes y una derrama de 142.3 millones de pesos.

Rodríguez Escalona resaltó que gracias a las operaciones puestas en marcha durante los últimos días de 2020 se mantuvieron las playas despejadas durante la celebración de la noche de Año Nuevo, lo que impidió la aglomeración de más de 300 mil personas que tradicionalmente se reunían en la franja de arena de Acapulco a presenciar el espectáculo de pirotecnia.

No llegó el turismo que se esperaba, pero hemos tenido movimiento, apuntó el funcionario.

Playas de la zona Diamante, entre ellas Revolcadero, registraron una alta concentración de bañistas, debido a la ocupación condominal, que el domingo, por ejemplo, promedió 69 por ciento en la zona Diamante y 61 por ciento en la zona Dorada.

Calvario acapulqueño

De la incredulidad al lamento y de la incertidumbre a la desesperación. Así vivieron los acapulqueños la mayor parte de 2020, año de la pandemia; entre la temeridad y la desobediencia ante la necesidad de ganar unos pesos; del miedo a lo desconocido al dolor por la muerte de un ser querido.

Los primeros 90 días en que las playas permanecieron cerradas (del 2 de abril al 2 de julio) debido a las restricciones sanitarias impuestas por el gobierno estatal fueron un golpe al sustento de miles de familias que dependen del turismo y negocios relacionados, como restaurantes, hoteles, transporte, embarcaciones de recreo, música, entretenimiento, deportes y hasta gimnasios.

Jóvenes acapulqueños se vieron obligados a salir a las calles a pedir dinero. Los cruceros se convirtieron en reflejo de la crisis económica, cuyo verdadero impacto podría resentirse este año.

Músicos, payasos, acróbatas, vendedores de dulces y pulseras, así como mujeres con niños en brazos recorren la franja turística para pedir dinero.

Una vez que las playas fueron reabiertas, las ocupaciones hoteleras no rebasaron 30 por ciento durante el verano debido a las restricciones.

Yo sentía que estaba viendo una película del fin del mundo. Es la peor pesadilla que nos ha tocado vivir. Salías a la calle y todo estaba cerrado. Cuando estábamos en semáforo rojo 34 mil 850 negocios suspendieron actividades por la pandemia. Fue impresionante, recuerda Alejandro Martínez, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Guerrero, quien precisó que unos 10 mil establecimientos no volvieron a abrir.

Cerrar tres meses (al inicio de la emergencia sanitaria) dejó muy mal a toda la industria. Seguimos sin poder recontratar a mucho de nuestro personal. Eso significa que la gente sin trabajo es muchísima, afirmó el hotelero Fernando Robledo, gerente del hotel Playa Suites.

Robledo, quien participa en cursos de concientización y capacitación que imparte la secretaría de turismo municipal a prestadores de servicios formales e informales, anticipó que 2021 será un año complicado para el turismo, pues la cantidad real de ciudadanos sin empleo podrá calcularse pasados los primeros meses de este año.

El presidente del Colegio de Licenciados en Turismo de Guerrero, Abraham Garay, indicó que debido a la pandemia unas 50 mil personas perdieron su empleo en 2020 en Acapulco; una parte se ha ido recuperado paulatinamente.

Para el presidente de la Agencia Mexicana de Agencias de Viaje en la entidad, Santos Ramírez, la actual es una época de oportunidades. Seguramente vamos a ver la caída de grandes empresas y también el resurgimiento de pequeñas y medianas. Vamos a ver nuevas marcas nacer y otras legendarias irse. Es un momento histórico del turismo.

Consideró que es prematuro afirmar que Acapulco estará bien en 2021, pues la aplicación de vacunas contra el Covid-19 lleva un proceso.

Por su parte, el presidente de la Coalición de Asociaciones Turísticas de Acapulco, David Abarca, destacó que es imperativo modificar estrategias y políticas del sector si se desea un resurgimiento del puerto y su economía.

Debemos aprovechar para cambiar muchas cosas negativas. Tenemos que renovar la infraestructura, crear nuevos productos, regular las playas y el comercio ambulante; las autoridades deben poner orden y disciplina. Si queremos turismo de calidad, debemos ofrecer servicios de calidad.

Para ello, dijo, también se debe modificar la cultura de la población, que ante la falta de ingresos optó por trabajar y arriesgarse a contraer coronavirus.

El 28 de diciembre, el gobierno municipal informó que desde el inicio de la emergencia sanitaria han sido clausurados 163 establecimientos mercantiles de diversos giros, por no cumplir medidas sanitarias.

Hasta ayer, en Acapulco sumaban 11 mil 201 casos de Covid-19 y mil 256 fallecimientos.

Últimas noticias