Incendian presidencia municipal de Fresnillo por asesinato de menor

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Zacatecas, Zac. La noche de este domingo decenas de personas se reunieron frente a la presidencia municipal de Fresnillo, lugar al que tumbaron las puertas e incendiaron varias oficinas, en protesta por el homicidio de la niña Sofía Alejandra N., de 12 años de edad.

La menor –de quien la Fiscalía General de Justicia de Zacatecas había emitido la Alerta Ámber-, fue privada ilegalmente de su libertad hace once días, por sujetos desconocidos, quienes presuntamente pidieron un monto de rescate elevado por la niña, que la familia no pudo pagar, y hoy fue localizada muerta, además con signos de tortura.

El cuerpo de la menor estaba entre la maleza, en un predio rural ubicado a espaldas de la colonia Abel Dávila García, de la ciudad de Fresnillo.

Indignados por el homicidio violento de la niña, decenas de personas, así como habitantes indignados, se concentraron a las 20:30 horas en calles del centro de Fresnillo, para realizar una marcha con veladoras encendidas, hasta la presidencia municipal, ubicada entre las calles Juan de Tolosa y Reforma.

Ahí, frente al inmueble donde despacha el edil Saúl Monreal Ávila, de MORENA, los familiares formaron con las veladoras encendidas, una enorme cruz en el piso.

Poco a poco fue llegando más gente al lugar, y hubo quienes comenzaron a graffitear las paredes del inmueble, hasta que sujetos no identificados, levantaron las veladoras del piso, y comenzaron a arrojarlas contra los ventanales de las oficinas, que comenzaron a arder.

Al sitio llegaron algunos policías municipales y estatales que se mantuvieron a distancia, sin intervenir. También bomberos de protección civil municipal, pero varios de los manifestantes los encararon a gritos: “No te metas, no te metas, ¿y si te pasara a ti?”, le espetaban a uno de ellos, hasta que mejor se retiraron.

Los manifestantes también prendieron fuego al letrero turístico de letras pintadas de colores con la palabra “FRESNILO”.

Cerca de las 12:00 de la media noche, alrededor de 300 integrantes de la Guardia Nacional y Policías Estatales, con equipos antimotines, lograron dispersar –con algunos conatos de violencia de por medio-, a toda la gente. Fue entonces que lograron ingresar los bomberos con sus camiones cisterna, a apagar las llamas, que ya consumían gran parte del edificio de dos plantas.


Últimas noticias