Dueños de bares en Ecatepec quieren abrir; bloquean Avenida Central

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ecatepec, Méx. Dueños y trabajadores de bares y cantinas ubicados en Ecatepec bloquearon la Avenida Central y el Circuito Exterior Mexiquense para exigir al gobierno local les permita la reapertura de sus negocios, que se mantienen cerrados desde marzo pasado ante la pandemia de Covid-19.

El grupo, de unos 300 manifestantes, se apostó desde la mañana de este martes primero en la Avenida Central, en su entronque con la Avenida R-1, en donde cerraron de manera intermitente ambos sentidos de la vialidad e impidieron el paso de las unidades del Mexibús línea 1.

Minutos después el contingente también bloqueó la circulación del Circuito Exterior Mexiquense. La situación provocó que cientos de automovilistas quedaran varados y los usuarios del transporte público tuvieron que caminar para llegar a sus centros de trabajo.

Los inconformes afirmaron que aún y cuando el semáforo epidemiológico pasó del color rojo al naranja y con ello en la gaceta del gobierno del Estado de México se estableció que estos sitios podrían volver a abrir en horarios controlados y con las medidas de higiene necesarias, el ayuntamiento no ha permitido la operación de los mismos.

“No nos permiten trabajar y no se vale, todos tenemos familia. Si no nos morimos de la enfermedad del coronavirus nos vamos a morir de hambre.

“Vivimos una situación muy difícil, los grandes restaurantes y bares sí pueden operar, nosotros también queremos hacerlo y contamos con las medidas necesarias”, dijeron.

En respuesta, el gobierno municipal de Ecatepec informó que no existen condiciones sanitarias para permitir la reapertura de bares, cantinas y centros nocturnos dedicados a la venta de bebidas alcohólicas debido al repunte en el número de contagios de Covid-19, por lo cual se analiza la posibilidad de regresar a semáforo rojo en los próximos días.

Aseguró que no están en contra de las actividades comerciales en el municipio, pero la concentración de personas y la venta de alcohol representan una situación de alto riesgo para la salud de las personas.

Destacó que durante la pandemia, que inició en marzo pasado, se han suspendido 196 establecimientos entre centros nocturnos, bares y chelerías, por la venta de bebidas alcohólicas a pesar de las restricciones recomendadas por los gobiernos federal y estatal, además de que en muchos casos los sitios carecían de las autorizaciones correspondientes para operar y encargados y clientes no cumplían con las medidas sanitarias básicas, como la sana distancia.

El ayuntamiento apuntó que la reactivación en este sector ocurrirá cuando haya condiciones para ello, toda vez que aún existe alto riesgo de contagios en lugares cerrados.

Últimas noticias