Colocan ofrenda en Cuernavaca por jóvenes asesinados en velorio

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Cuernavaca, Mor. “¿Qué buscamos? ¡justicia! ¿Para quién? Para los masacrados del primero de septiembre. ¡Justicia!, ¡justicia!, ¡justicia!”, gritaban alrededor de 500 personas, en su mayoría jóvenes, que participaron en la marcha realizada la noche del miércoles en la colonia Antonio Barona para exigir al gobierno del estado “justicia” para los 10 jóvenes asesinados, y “paz” para los morelenses que sufren el flagelo de inseguridad y violencia provocadas por bandas criminales.

Antes de la movilización, los familiares, vecinos y amigos de las víctimas, colocaron una ofrenda en la glorieta El Oasis, para recordar a los 10 chicos masacrados por un comando armado que disparó de manera indiscriminada a los asistentes de un velorio el pasado primero de septiembre, y dejó varios heridos.

Colocaron féretros de cartón de igual número de muertos, más el de Arath, el muchacho de 16 años que velaban cuando fueron atacados, es decir, 11, en total, y casi llenaron la mitad de la glorieta.

“Otros muertos más y hasta esta glorieta hubiera sido insuficiente para poner su ofrenda y sus féretros. Desde hace 50 años que llevo viviendo en esta colonia, jamás vi lo que hoy veo, tantos muertos, tantos jóvenes masacrados. Es la primera vez que sucede algo así. Tantos asesinados juntos”, dijo María del Carmen Mendoza, una vecina del lugar.

La colocación de dichas ofrendas, con sus fotos, veladoras y flores de cempaxúchitl, inició desde el medio día del miércoles, y fue terminada minutos antes de comenzar la marcha, en la que los participantes portaron prendas blancas, que partió de las 18:00 horas de la Parroquia El Rosario.

Al frente iban los familiares de las víctimas portando sus fotografías, quienes al pasar por Lázaro Cárdenas y Vicente Guerrero, en donde ocurrió el ataque, se detuvieron y gritaron sus consignas con más fuerza:

“¿Qué queremos? ¡justicia! ¿Para quién? Para los masacrados del primero de septiembre. ¡Justicia!, ¡justicia!, ¡justicia!” para “Aylin Sherezada, Diego Miranda, Roberto Bahena, Alejandro González, Daniel Jiménez, Arturo Ocampo, Oscar Gómez, Alex Coba, Rubrian Peralta, Alejandro González, y Víctor Gómez”.

Las edades de los fallecidos oscilan de entre los 15 y 31 años de edad.

A casi dos meses de ocurrido, la Fiscalía General del Estado (FGE) que encabeza Uriel Carmona Gándara no ha esclarecido el caso, pese que en el boletín que emitió la FGE un día después de los hechos, aseguró que ya tenían identificados a los responsables.

Al arribar a la glorieta El Oasis, los muchachos que traían las fotografías se colocaron en los alrededores de esta y gritaron sus consignas. Después, todos entraron a la glorieta y sobre algunas mesas ya dispuestas para ello, colocaron las fotografías de los 11 muchachos.

Allí también fueron proyectadas las fotografías de los muchachos y el mensaje: “#juntos saldremos adelante”.

De manera extraoficial, en los días que ocurrió la masacre, circuló la versión de que los jóvenes habían sido víctimas de la disputa de territorio que mantienen en este municipio una banda llamada Los Mayas y otra de un hombre apodado el XL o El Señorón, pero esa línea de investigación tampoco ha prosperado en las indagatorias de la FGE.

Durante una pequeña intervención, al término de la manifestación, Daniel Jiménez López, uno de los padres, exigió a la FGE “dar con el paradero de los hombres que mataron a sus hijos” y que éstos sean detenidos y castigados para que ya no sigan asesinando a más personas.

Sobre uno de los féretros de cartón fue colocado la leyenda: “Estoy aquí siendo inocente y exijo justicia”.

Durante la colocación de las ofrendas, en la glorieta El Oasis, así como la marcha, y el mitin al final de la marcha, hubo presencia de elementos de seguridad e la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y de la Guardia Nacional (GN).

Últimas noticias