Protestan en Zacatecas contra basurero público en Tlaltenango

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Zacatecas, Zac. Habitantes de la comunidad de Cicacalco, municipio de Tlaltenango, protestaron contra el ayuntamiento panista del lugar, por la construcción de un basurero público en esa localidad el cual, aseguran, está ocasionando problemas sanitarios y ambientales en su localidad.

Con pancartas un grupo de habitantes de esa localidad, ubicada ocho kilómetros al sureste de la cabecera municipal de Tlaltenango –sobre la carretera federal número 23—, los inconformes denunciaron en la capital de Zacatecas que la operación del nuevo relleno sanitario, inaugurado el año pasado, les ha traído problemas a los habitantes de la región.

Desde el inicio de operaciones, “el ganado de la misma comunidad se está afectando, las tierras de cultivo, pozos, mantos acuíferos y ojos de agua”, acusaron los vecinos de aquella comunidad, ubicada al sureste del estado.

Ante las protestas, el alcalde Miguel Ángel Varela Pinedo, del PAN, se apersonó en la capital de Zacatecas, para aclarar que el basurero sanitario del municipio de Tlaltenango, tienen 45 días tomado, por los manifestantes, a quienes asoció con “intereses políticos”, pues quieren afectar el desempeño de su segundo periodo al frente de esa administración municipal (2015/2018 y ahora 2018 – 2021).

Varela Pinedo aceptó que la operación del basurero municipal, ha tenido “problemas administrativos”, algunos de los cuales atribuyó a la crisis por la pandemia de Covid-19, ya que una parte importante de los trabajadores del servicio de limpia y recolección tuvieron que dejar su trabajo, por ser mayores de 60 años o tener enfermedades crónicas, que los ponían en el grupo de riesgo.

“No es el pretexto, pero son parte de la acumulación de residuos orgánicos, e inorgánicos, por la pandemia y el temporal de junio, julio y agosto, el personal estuvo en descanso, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas. Eso generó una saturación del manejo de los residuos”, reiteró.

El edil panista reconoció que la construcción del relleno la comenzó en su primera administración, con la gestión de recursos extraordinarios por 24 millones de pesos. En el año 2017, se realizó una licitación pública nacional, que ganó una empresa constructora nacional, y también se obtuvo una resolución favorable de Manifiesto de Impacto Ambiental, emitido por la Secretaría del Agua y Medio Ambiente del gobierno de Zacatecas.

Para marzo-junio de 2018 se concluyó la construcción de la geo-membrana, el basurero municipal, y el 29 de junio de 2019, el gobernador Alejandro Tello Cristerna inauguró la obra.

Un año después, el 24 de agosto de 2020, habitantes de Cicacalco sostuvieron una reunión con el edil panista para demandarle la suspensión y fuera cambiado a otro lugar.

“Yo les expuse que eso era imposible, y les ofrecí resolver los problemas o fallas, que el ayuntamiento los iba a reparar. Entre otras, se ordenó tener personal constante en el lugar, para evitar que personas desconocidas fueran a tirar al sitio animales muertos, lo que generaba un serio foco de infección”, expuso.

Además, se resolvería un “escurrimiento de lixiviados, un desperfecto que se arreglará para que ya no escurra. Se trata de un escurrimiento que en tiempo de lluvias, ocasiona un pequeño arroyo. Pero en este momento que no ha llovido, ya no hay escurrimiento”, finalizó.

 

 

Últimas noticias