El gobernador de BC nos hizo trampa: alcalde de Tijuana

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Mexicali. "Así no gobernador", expresó el alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, al denunciar "una trampa" que, según le ha puesto el gobierno de Jaime Bonilla a su administración, por una clausura sanitaria de un centro del DIF municipal por un lote de dulces caducos.

A través de Dante Gutiérrez, la empresa Sweet World Corporation de San Diego, en California, donó al DIF de Tijuana, el 25 de febrero de 2020 cerca de cinco mil cajas de caramelos importadas de Estados Unidos.

Al detectar su estado, el gobierno inició el proceso administrativo para dar de baja el lote de dulces por considerar los daños a la salud en caso de distribuirlos entre las familias tijuanenses.

La noche del lunes, David Ignacio Gutiérrez, director de la Comisión Estatal de Protección de Riesgos Sanitarios, puso sellos de suspensión de actividades del centro municipal, en donde se distribuyen tres mil 500 despensas y se proporciona servicio médico comunitario. El funcionario del gobierno de Bonilla es hermano del representante de la empresa que hizo la donación de los dulces caducos.

Es una trampa, calificó González Cruz, para detener el trabajo que realizamos en el gobierno de Tijuana.

La confrontación entre ambas administraciones inició el 24 de agosto, a través del entonces subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, que lo citó a la Ciudad de México para advertirle que tenía una investigación de un supuesto decomiso que posteriormente vendería el secretario municipal, con el objetivo de hacerse de recursos para fondear la campaña del propio González Cruz, al gobierno estatal.

"Ni estoy en campaña ni hay decomisos", aclaró el alcalde que acusó al funcionario federal de amenazas en connivencia con Bonilla Valdez.

El gobernador criticó al alcalde —un empresario que no forma parte de su grupo político— por considerar que está en campaña política para sucederlo en 2021.

Detectan desfalco en Tesorería

La Tesorería Municipal detectó un desfalco de más de tres millones de pesos en el fideicomiso que administra la reserva territorial de Tijuana y promoción del desarrollo de vivienda social.

El hallazgo del desvío de recursos se derivó de la revisión de algunos cortes de caja entre el 1 de octubre y 31 de diciembre de 2019 y del 1 de enero al 22 de agosto de 2020.

El tesorero Manuel Cerda Romero dio a conocer que el hallazgo lo hizo la Dirección de Fiscalización por una revisión administrativa en el Fideicomiso Promotora Municipal de Tijuana (Promun) por lo que los resultados se turnaron a la Sindicatura Municipal y a la Consejería Jurídica con el propósito de iniciar, en su caso, un procedimiento administrativo sancionatorio y una denuncia penal.

Los recursos faltantes ascienden a tres millones 647 mil 140 pesos, producto de una falta de depósitos que se evidenciaron en la confronta de movimientos bancarios y recepción de pagos.

“Revisamos el padrón de deudores, corte diario de importes totales en el sistema, relación y desglose de caja general, copia de estados de cuenta bancaria, conciliaciones bancarias con respaldos y la última acta de entrega y recepción”, detalló el funcionario municipal.

El corte de caja proporcionado por Promun indicaba un ingreso de seis millones 293 mil 427 pesos pero al verificar la cuenta bancaria hay un saldo apenas superior a los dos millones 700 mil pesos.

A principios de la administración municipal se estableció la transparencia total y cero tolerancia a la corrupción, dijo Cerda por lo que se entregó la información para fincar responsabilidades judiciales y administrativas. 

La diligencia se hizo el 10 de septiembre y cuatro días después se informó a la Sindicatura, la Secretaría de Gobierno, la Consejería Jurídica del Ayuntamiento y la Secretaría de Desarrollo Territorial, Urbano y Ambiental (SDTUA).

 

Últimas noticias