Michoacán: devasta 'Hernán' santuario de tortugas marinas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Morelia, Mich. Miles de huevos de tortuga quedaron a la intemperie o fueron arrasados por el paso de la tormenta tropical Hernán en el campamento de tortugas marinas de Ixtapilla, municipio de Aquila, informó César Reyes, responsable de la protección de los quelonios.

En una superficie protegida de 800 metros cuadrados de la playa de Punta Ixtal, donde se ubica uno de los 19 campamentos tortugueros, los comuneros de Ixtapilla sembraron huevos de las playas cercanas para evitar el robo y saqueo. No obstante, los deslaves provocados por el alto oleaje de las horas recientes sacaron a la superficie miles de huevos de la especie golfina.

Los trabajadores del campamento estiman que fueron sembrados cerca de 600 mil huevos luego de cinco arribos masivos de tortugas y la mayoría de ellos se perdieron. César Reyes declaró que espera sea pronta la recuperación debido a que las tortugas siguen arribando en grandes cantidades desde el pasado 15 de agosto.

En esta zona nahua de la costa de Aquila desde 2004 se han instalado 19 campamentos tortugueros, en los que participan unos 300 habitantes de las comunidades costeras. Se estima que cada año arriban más de 70 mil tortugas golfinas y cada una de ellas deja entre 60 y 100 huevos en sus nidos.

No todas las crías sobreviven, debido a los depredadores, entre ellos el hombre, que durante décadas ha saqueado los nidos y ha capturado miles de hembras, por lo que siguen estando en peligro de extinción, a decir de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

La costa michoacana tiene una longitud de más de 220 kilómetros entre los municipios Lázaro Cárdenas, Aquila y Coahuayana, pero ante la destrucción de las tres especies que arriban a la entidad, fue necesario que el gobierno creara campamentos de protección donde participan lugareños para evitar la depredación. 

Se recupera población de quelonios

En los cinco años recientes, la población de la tortuga golfina se ha recuperado, incluso se han liberado más de un millón y medio de crías, pero hace poco más de tres décadas, el arribo de estos quelonios era 10 veces más y abarcaban toda la zona costera, informó la Profepa.

La Comisión Estatal de Pesca participa desde hace varios años en la conservación de la tortuga, porque especies como la negra, de decenas de miles que arribaban hace cuatro décadas, actualmente apenas si superan las mil.

El caso más grave es lo que ocurre con la tortuga laúd que también en la década de los 80 llegaba a las costas michoacanas por miles, actualmente apenas si arriban 50 y en 2002 sólo llegaron seis. Se pensaba que iba a desaparecer, pero se está recuperando poco a poco.

Se estima que en las playas de Aquila las tortugas golfinas desovan alrededor de seis millones de huevos cada año, y arriban de julio a diciembre, pero la mayor cantidad es entre julio y agosto.

La playa de Colola es el sitio preferido de la tortuga negra, y la de Mexiquillo de la especie laúd; mientras la tortuga golfina anida en playas de Lázaro Cárdenas y Coahuayana, pero mayormente en las playas de Ixtapilla.

 

Últimas noticias