Programas sociales benefician a más de 110 mil personas en BCS

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La Paz, BCS. El gobierno federal ha invertido 779 millones de pesos en 12 diferentes programas de desarrollo social en Baja California Sur, durante los primeros seis meses de 2020, informó el coordinador estatal de los programas de Desarrollo, Víctor Manuel Castro Cosío.

Dijo que a través de los programas de apoyo a adultos mayores, créditos a la palabra, respaldo a personas con discapacidad, jóvenes construyendo el futuro, la escuela es nuestra, bien pesca, tandas, becas para niños y niñas, seguro de vida para jefas de familias, becas para educación básica, media superior y jóvenes escribiendo el futuro, se han beneficiado más de 110 mil personas.

Destacó el programa de apoyo a adultos mayores, porque en sólo un año y medio pasó de 19 mil beneficiarios a 36 mil en Baja California Sur, quienes reciben de forma individual y directa dos mil 560 pesos cada bimestre.

También resaltó la inversión de 177 millones de pesos de créditos a la palabra en favor de siete mil personas y 43 millones de pesos en beneficio de seis mil pescadores registrados en esta entidad.

Manifestó que existen críticas de sectores políticos y funcionarios del gobierno del estado al gobierno federal porque se quitaron programas de apoyo a pescadores como el de combustible, sustitución de motores fuera de borda e instrumentos de pesca, pero explicó que con ellos solo se beneficiaba a un segmento de los trabajadores del mar y hoy el respaldo es para todos, además de que la bolsa aumentó de 26 millones de pesos el año pasado a 43 millones en este ejercicio fiscal.

Señaló que en agricultura y ganadería también había algunos programas que no tenían impacto en la productividad, eran clientelares, discrecionales y se utilizaban como caja chica, por lo que ahora sólo se dejó el de apoyo eléctrico con una bolsa superior a los 300 millones de pesos.

Víctor Castro expresó que en general los recursos de los programas sociales se entregan directamente a los beneficiarios, aunque en el caso de mejora tu escuela se hace a las sociedades de padres de familia que tienen la responsabilidad de hacer buen uso del dinero, porque de lo contrario están sujetas a sanciones administrativas y penales.

Mencionó que lo que se busca en todos los programas es evitar la corrupción y que sean útiles a la sociedad. Recordó que hace dos años a una escuela de la comunidad de Vizcaino se le entregaron 1.3 millones de pesos para la construcción de sanitarios y jamás se terminó la obra; mientras que este año se le dio a la sociedad de padres de familia 500 mil pesos, compraron muebles nuevos y concluyeron todo lo que hacía falta.

Expresó que el gobierno federal no está entregando despensas durante la pandemia, no por insensible, sino porque su apuesta es la de dar apoyo a través de los programas de desarrollo social ya establecidos y otros de tipo extraordinario; además de las inversiones productivas como las obras urbanas en Cabo San Lucas, la ampliación de la carretera de La Paz al puerto de Pichilingue, y la construcción de la clínica del IMSS en la colonia La Fuente de la capital del estado.

Dijo que los 729 millones de pesos en el primer semestre del año en programas de desarrollo social, los mil millones en inversiones productivas, lo que se ha invertido en salud a través del Insabi y el ejercicio de los presupuestos de las distintas dependencias federales representan entre tres mil y cuatro mil millones de pesos que indudablemente van a ayudar a reactivar la economía del estado.

“Esa es la apuesta de la economía social, que el recurso del pueblo quede en el pueblo”, enfatizó.

El “superdelegado” federal enfatizó que la apuesta es la de mantener el gobierno cercano a la gente, que los recursos públicos se utilicen sin corrupción y se reactive la economía en un periodo más corto por medio de los programas de desarrollo social y las inversiones productivas.

“No importa que nos critiquen, pero nosotros no tenemos que perder nuestro arraigo con la sociedad que más ocupa, la más necesitada, que son las familias, las formas tradicionales de vida que son las que nos van a sacar adelante”, mencionó.

Puntualizó que el dinero que se entrega a través de los programas de desarrollo social no son regalos, “sino un acto de justicia”.

Claro que los que tienen no lo valoran porque lo que hacían antes era robarle al país, ahora que les están quitando facturas falsas, combatiendo la corrupción, privilegios a la clase política, por supuesto que están muy enojados, concluyó.

Últimas noticias