En Michoacán condenan a talamontes a 18 meses de prisión

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Morelia, Mich. Un juez de Michoacán sentenció a prisión durante 18 meses a un talamontes y lo obligó a comprometerse a sembrar 222 pinos en la tenencia de San Miguel del Monte, municipio de Morelia. Ante ello, vecinos de esta zona ambientalmente degradada señalaron que elementos de policía estatal y municipal solo detienen a “pequeños depredadores que sacan troncos y leña, pero a los grandes camiones no los tocan”.

En un comunicado, la Fiscalía General de Michoacán informó ayer que Pedro G fue acusado de delitos contra el ambiente por haber talado y sacado ilegalmente en una camioneta, troncos en rollo del predio conocido como El Sauz. Luego de las indagaciones, en octubre de 2019 fue presentado ante el juez.

El pasado 25 de junio Pedro G fue sentenciado a un año seis meses de cárcel y a la reparación del daño que consistirá en la plantación de 222 pinos en el predio afectado.

No obstante, surgió polémica a partir de la denuncia de vecinos que sostienen que después de 2001 el ayuntamiento de Morelia autorizó la construcción de fraccionamientos, una plaza comercial y de un plantel del Tecnológico de Monterrey en la zona conocida como Altozano, ubicada al sur de Morelia en la parte alta.

“No quedó allí, se continuó fraccionando y toda esa zona perdió su área arbolada. Lo más grave es que desde hace poco más de cinco años, continuó la urbanización y se talaron, legal e ilegalmente, no sólo los cerros que dan de frente al valle de Morelia, como El Gigante, sino también los montes de la parte más hacia el sureste, donde han sido saqueadas miles de hectáreas no solo de pino sino de otras especies arboladas”, comentó Efrén Hernández, quien junto con otros propietarios de bosque luchan por defender los recursos naturales.

Eziquio Palafox, quien trabajó desde hace al menos una década en los camiones de transporte público que van de Morelia a Jesús y San Miguel del Monte, Atécuaro, Tumbisca y otras localidades ubicadas en la zona montañosa de Morelia, señaló que “hace días le comenté a uno de los propietarios del bosque por qué habían dejado derribar tanto árbol, y solo contestó que mejor ellos cortaban los árboles antes de dejar que se los roben”

Hace todavía cinco años, comentó, la zona arbolada estaba totalmente tupida, “hasta se veía oscuro a un lado de la carretera, y en la parte más hacia el monte había cascadas durante todo el año, ahora sólo se ven en tiempos de lluvia, porque el bosque ha sido destruido sin ninguna consideración”, comentó Palafox.

El jefe de tenencia de Jesús del Monte, José Manuel Hernández Helguero, denunció desde hace un año que el ayuntamiento de Morelia sigue autorizando obras de urbanización en zonas boscosas, promoviendo el despojo de tierra y la destrucción de flora y fauna.

“Como ocurrió con el manantial de El Mastranzo que había sido entregado a particulares, y que provocó una fuerte confrontación con la gente de esta comunidad. Lo más grave es que ante la denuncia, las autoridades del ayuntamiento de la capital michoacana se hicieron los desentendidas”, dijo.

El secretario de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial, Ricardo Luna, comentó que está zona montañosa abarca 90 kilómetros cuadrado de recarga hídrica, sin embargo, admitió que los daños ecológicos han sido graves, tanto por el desarrollo urbano, como por la tala clandestina y los incendios forestales (en su mayoría provocados) que esta temporada de estiaje destruyeron 260 hectáreas de bosque, arbustos y pastizales.

El funcionario comentó que se han impulsado campañas de reforestación importantes, no obstante, a decir de las autoridades comunales, sólo basta realizar un recorrido por esa zona de montañas generadora de agua potable para darse cuenta de las afectaciones.



Últimas noticias