Anuncia Del Mazo regreso diferenciado a actividades

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Toluca, Méx. El gobernador Alfredo del Mazo Maza informó ayer que el regreso a la nueva normalidad en el estado de México se hará de manera regional, por etapas y de acuerdo con el semáforo de alerta epidemiológica en cada una de las cuatro regiones en que fue divida la entidad.

Hasta el mediodía del martes en la entidad (la más poblada del país)sumaban 9 mil dos personas infectadas de coronavirus, de las cuales más de 3 mil 800 se han recuperado y 764 han fallecido. De los decesos, 503 ocurrieron en territorio estatal y 261 fuera del estado.

En un mensaje difundido en redes sociales, Del Mazo Maza explicó que el Plan para el Regreso a la Nueva Normalidad será publicado en breve.

Anticipó que aun con el retorno a labores los mexiquenses deberán continuar con las acciones de higiene, preservación de sana distancia y uso del cubrebocas, sobre todo en el transporte público, donde será obligatorio.

El mandatario priísta señaló que la entidad fue dividida en cuatro regiones: Valle de México, con 59 municipios conurbados a la Ciudad de México; Valle de Toluca, con 22 ayuntamientos; el norte del estado, con 16, y el sur, con 28 municipios. Cada una retomará actividades de acuerdo con el color del semáforo.

En el Valle de México el retorno se acordará con autoridades capitalinas para que sea lo más ordenado y seguro posible, pues se trata de la zona más afectada por la pandemia.

“El regreso a las actividades debe ser acorde con las características de cada una de las regiones. Las etapas de este regreso se harán con base en el semáforo de alerta epidemiológica, que tiene cuatro colores: rojo, naranja, amarillo y verde", detalló.

Ciudad de México. 20 de mayo de 2020. Sentados en sillas de tela, en cartones o en el duro pavimento, los familiares de las pacientes con Covid-19 sólo pueden esperar afuera de los hospitales, bajo las inclemencias del tiempo, por datos sobre el estado de salud de sus seres queridos. La incertidumbre se hace sentir cada minuto. En muchos nosocomios, el mediodía es la hora decisiva. El personal médico grita los apellidos de los hospitalizados para informar a los familiares que aguardan con una mezcla de ansiedad, esperanza y miedo.

 

Alfredo del Mazo recordó que en la actualidad todo el estado se halla en color rojo, que representa la etapa de máximo contagio, y que en ésta sólo se pueden realizar actividades esenciales.

El color naranja, agregó, se refiere a la fase de alto riesgo, donde sólo se reanudarán algunas actividades no esenciales tales industria manufacturera, comercios, espacios para la venta de alimentos, servicios de hospedaje, centros y plazas comerciales. Todos los establecimientos deberán operar con un aforo máximo de 30 por ciento.

El amarillo es la fase de riesgo intermedio, en la que podrán iniciarse las actividades de servicios profesionales, de mantenimiento, talleres mecánicos, salones de belleza, lavanderías y servicios al público que no sean de entretenimiento. Estas acciones y las de la fase anterior podrán llevarse a cabo con un aforo máximo de 60 por ciento.

Finalmente, el semáforo verde corresponde a una etapa de bajo riesgo, lo que permitirá el regreso de todas las actividades, incluidas las de entretenimiento y convivencia social.

El plan de regreso a la nueva normalidad también prevé que las unidades de transporte público deberán limitar su capacidad de ocupación, además de que la limpieza y sanitización deberán ser permanentes. El programa Hoy No Circula se regularizará en la fase naranja.

El mandatario mexiquense puntualizó que el regreso a clases será con semáforo verde, pues se pretende que sea lo más responsable posible.

Indicó que esta semana las industrias de la construcción, minería y automotriz, ahora consideradas esenciales, podrán regresar a las actividades siempre que cumplan protocolos de sanidad, por ejemplo, que sea obligatorio el uso de cubrebocas, que haya puntos de desinfección, que se cumpla con la limpieza de herramientas y con la toma de temperatura.

Además, deberá haber protocolos para traslado de personal, horarios diferenciados de entrada y salida para evitar aglomeraciones y cuidar al máximo la salud de los trabajadores.

Para que este plan funcione necesitamos seguirnos cuidando. Es muy importante permanecer en casa, porque si aumenta el ritmo de contagios no podemos avanzar en el semáforo e incluso podemos retroceder, destacó. Agradeció la colaboración de los mexiquenses y la entrega que ha demostrado el personal de salud para atender a los enfermos.

En el estado de México se contabilizan 2 mil 700 pacientes internados por Covid-19 y se registra una ocupación de 58 por ciento de las camas disponibles. Al menos 23 de los 48 hospitales asignados para atender enfermos de coronavirus están saturados.

Instalan contenedores refrigerados en hospitales

El gobierno del Estado de México colocó contenedores refrigerados en 16 hospitales Covid-19 de la entidad para resguardar adecuadamente los cadáveres de los pacientes que fallecen a causa de ese padecimiento, a fin de apoyar a los familiares de las víctimas ante los largos periodos que deben esperar para ser atendidos por los servicios funerarios.

Las autoridades informaron que con esta medida también se reduce el riesgo de contaminación en los nosocomios y de contagio a quienes tienen que esperar más de 48 horas para que los cuerpos de sus parientes sean recogidos por alguna empresa funeraria.

En un comunicado, la Secretaría de Salud mexiquense explicó que estos frigoríficos móviles son operados por personal de los hospitales y su uso permite conservar los restos de las personas que fallecieron por coronavirus, por lo que también se fortalecen los protocolos sanitarios en las áreas de patología.

En estas tareas se da cumplimiento a los Lineamientos de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2), ya que se aplican medidas de sensibilidad por las condiciones que atraviesan los familiares y acciones para prevenir contagios a través de procedimientos de higiene y protección a trabajadores que dan esta atención, expuso.

Las unidades refrigerantes fueron asignadas a los hospitales generales de Atizapán de Zaragoza, Atlacomulco, Axapusco, Cuautitlán, Ecatepec, Ixtapan de la Sal, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Tenancingo, Texcoco, Toluca, Valle de Bravo, Valle de Chalco y en el Centro Médico Adolfo López Mateos en Toluca.

 

Últimas noticias