En BC, ni las muertes por Covid-19 frenan labores en maquiladoras

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Tijuana, BC., A la industria maquiladora de esta frontera no la para nadie. Ni siquiera los muertos. La primera quincena de abril la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) reportaba todos los días el número de empresas clausuradas, y el gobernador Jaime Bonilla Valdez las fustigaba diciéndoles: prefieren sacrificar a sus trabajadores antes que sus utilidades.

Hoy, que según la estadística se acumulan 174 muertos por Covid-19 en Baja California, se multiplican las denuncias de que muchas factorías nunca pararon y las clausuradas están reabriendo.

En las redes sociales la queja ante la STPS –que usa su página oficial de Facebook con esa finalidad– fue originalmente que las factorías, en más de un caso, sólo paraban actividades cuando alguno de sus empleados ya estaba en la lista de los muertos por coronavirus. Hoy, la denuncia y el reclamo es que ni eso las frena.

Ocurrió con la europea Schneider Electric, productora mundial de equipos eléctricos, que paró cuando uno de sus trabajadores murió y 11 más, contagiados, ingresaron a la clínica 20 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Los familiares de los infectados contaron que varios de ellos laboraron pese a presentar los síntomas de la enfermedad y sólo cuando el jefe de mi esposo murió, a él lo dejaron quedarse en la casa y a toda la línea de producción.

Fue de las pocas referencias concretas y oficiales del gobierno de Baja California sobre contagios y muertes en el sector maquilador. En una videoconferencia, el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, refirió el caso, pero omitió la identidad de la víctima y de la empresa, además del estado de salud de los otros 11 contagiados.

Y en otra conferencia –hay un reporte diario desde que seinició la contingencia– se dijo, la semana pasada, que había 60 trabajadores de la industria maquiladora en los hospitales.

En el estado, que ocupa el segundo lugar en número de muertes –aunque no es el segundo en número de habitantes– y el tercero en contagios, la alusión diaria es que el grueso de los afectados corresponde a la clase trabajadora, pues el rango de edad está entre 42 y 47 años, pero ya no se habla de clausura de empresas y empleados que permanecen en sus casas.

A José, un hombre de 42 años, hipertenso, que laboraba en una maquiladora de Tijuana dedicada a coser asientos para autos, la empresa no le permitió quedarse en su vivienda –como se ordenó para todas las personas en los grupos de alto riesgo–, y lo mandaron a que el IMSS le diera incapacidad.

La consiguió, pero para entonces ya estaba contagiado. Unos días después su situación empeoró. El 14 de abril falleció, una hora y 15 minutos después de ingresar a la clínica uno del Seguro Social.

Su hija Silvia, que contó a La Jornada Baja California su caso, lamentó que la planta suspendiera actividades hasta que el IMSS les notificó el deceso, cuando tenía que haberlo hecho antes porque su actividad no es esencial.

La empresa Clover tiene dos plantas en Mexicali, dedicadas a la reparación de teléfonos celulares. Empleados reportaron la muerte por coronavirus de dos de sus compañeros y aunque su actividad fue suspendida temporalmente, ahora se denuncia que en realidad sólo paró un turno y está anunciando la apertura de líneas de producción de manera gradual.

 La empresa Amphenol sólo cerró una semana

La compañía Amphenol, ubicada en uno de los parques industriales de la capital del estado, cerró una semana, pero ya convocó a sus obreros a regresar a sus labores para este lunes. Un recorrido por la página de Facebook de la STPS, muestra que muchas de las maquiladoras clausuradas inicialmente ya retomaron sus actividades o están convocando a reanudarlas este 27 de abril y otras el 4 de mayo. Los trabajadores no dejan de denunciar.

Del 7 al 15 de abril, la fiscalía estatal emitió comunicados sobre las clausuras que realizó junto a la guardia estatal y en apoyo a la STPS.

En la lista aparecen Safran, dedicada a la manufactura de interiores de avión comercial; ABC Aluminium Solutions, dedicada a las piezas de aluminio; Tyco Electronics Connectivitty; Turbotec, ubicada en el parque industrial Chilpancingo, especializada en reparaciones, entre otras, así como una larga lista de tiendas. Se daba un reporte diario además sobre la situación del sector.

Sin embargo, a raíz de las diferencias que Bonilla Valdez hizo públicas con la Federación, cuando el mandatario morenista dijo que las cifras estaban desfasadas y si las decisiones se iban a tomar con información imprecisa, a él le causaban dudas, hubo también un cambio en la dinámica de los reportes locales.

La Federación anunció que Baja California tendría que permanecer con el Quédate en Casa hasta el primero de junio. Y las autoridades locales dejaron de reportar todos los días lo que ocurre en la industria manufacturera.

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos de Baja California, en la entidad operan 911 empresas de la industria de exportación y de manufactura, donde trabajan unas 332 mil 533 personas, de los cuales 232 mil se ubican en plantas de Tijuana; 62 mil 15, en Mexicali; 21 mil 464, en Ensenada, y 11 mil 588, en Tecate.

 

Últimas noticias