Alcalde de Puente de Ixtla bloquea entrada al Congreso de Morelos

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Cuernavaca, Mor. El alcalde de Puente de Ixtla, Mario Ocampo Ocampo, e integrantes del cabildo y trabajadores del ayuntamiento pararon labores, y bloquearon las entradas del congreso local, como forma de protesta para exigir sean atendidos por legisladores y expongan su petición de obtener más recursos, ya que no cuentan con recursos para operar.

Esa situación, afirmó el edil Ocampo Ocampo, es consecuencia de una deuda, heredada por anteriores administraciones, de 300 millones de pesos.

Desde las nueve de la mañana los empleados llegaron en siete autobuses y automóviles particulares.

En entrevista, Mario Ocampo —quien llegó al cargo en alianza de Morena, PES y PT— aseguró que las deudas del ayuntamiento son de tal envergadura que está en riesgo de no poder pagar la nómina de la segunda quincena de febrero, cifra que asciende a tres millones de pesos al mes, lo que provocaría el paro de los servicios públicos del municipio.

El político expuso que “ya no hay dinero. Esta quincena, la primera de febrero se paga, pero para la siguiente, la segunda de febrero, ya no hay dinero.

“El problema no es siquiera para pagar la nómina, el problema es que no tenemos ya dinero ni siquiera para los servicios públicos municipales, esa es la gravedad. Ya hicimos recortes, ya nuestros salarios están bajos, ya hicimos de todo, se lo dijimos al congreso, se lo dijimos al señor gobernador, pero el congreso ha sido omiso en este tema”.

De acuerdo con el munícipe el endeudamiento actual se arrastra desde el 2000.

Detalló que, según su información, de los más de 300 millones de pesos que se adeudan, unos 120 millones son por laudos, una deuda bancaria de 60 millones de pesos que se contrató en 2017, y deudas con empresas y particulares que datan desde el 2006 para acá, y que alcanzan 120 millones de pesos.

Lo que se vuelve impagable, toda vez que su presupuesto anual es por 140 millones de pesos, los cuales, acotó “no lo puedo disponer para pagar deuda, porque hay rubros etiquetados, entonces imagínate 140 millones, con 300 millones de pesos en deuda es casi imposible”.

Otro factor que agravó su situación financiera fue, abundó Ocampo, cuando el Congreso local creó el municipio indígena de Xococotla, dado que de los 220 millones de presupuesto anual que tenían anteriormente, con la separación, se le quitaron 73 millones para dárselos a la demarcación naciente, y solo se les destinaron 140 millones; amén de que la deuda total se le dejaron solo a Puente de Ixtla.

Así también, exigen que los adeudos se repartan entre ese y la nueva municipalidad.

“El acuerdo que queremos que se firme, es que nos dividamos la deuda, nos toca 220 a Puente de Ixtla, y Xoxocotla 80 millones de pesos”, exigió.

Recordó que desde hace un año, ambas partes habían acordado firmar y publicar un decreto con la división de la deuda, pero hasta hoy eso no ha sucedido.

Salvo seguridad pública y emergencias, los trabajadores se sumaron al paro y manifestación.

Puente de Ixtla tiene una población de 50 mil habitantes, mientras que Xoxocotla tiene 23 mil.

 

Últimas noticias