Rechazan propuesta de liberar pesca del pez dorado en BCS

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La Paz, BCS. Autoridades de los tres niveles de gobierno, legisladores federales y locales, empresarios e investigadores manifestaron su rechazo a la propuesta de la diputada de Morena, Claudia Yáñez Centeno, de reformar la Ley de Pesca y Acuacultura para liberar el pez dorado a la pesca comercial.

Los sectores opositores en el estado formaron un bloque que asistirá este 27 de febrero al parlamento abierto que se desarrollará en las instalaciones del Palacio de San Lázaro para escuchar las posturas del sector pesquero sobre la pesca deportiva del pez dorado y eventualmente su apertura a la pesca ribereña y artesanal.

El gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis dijo que su gobierno hará frente común en esta causa ya que más allá de cualquier tipo de interés, está el bienestar, desarrollo y progreso del estado.

El secretario de Turismo, Economía y Sustentabilidad (Setues) en el estado, Luis Humberto Araiza López, sostuvo la importancia de sumar esfuerzos e implementar acciones conjuntas que ayuden a concientizar a los legisladores sobre los efectos negativos que esta medida puede atraer el sector turístico, así como al medio ambiente de distintas regiones del país.

El secretario de Pesca, Acuacultura y Desarrollo Agropecuario (Sedapa), Andrés Córdova Urrutia, aseveró que es errónea la visión de liberar esta especie a la pesca comercial con un fundamento de regionalización, ya que, siendo una especie altamente migratoria, por lógica se entiende que los ejemplares capturados en las distintas zonas del país no llegarán a la región en donde si está reservado a la pesca deportiva, lo que generará afectaciones a esa actividad.

Advirtió que la falta de inspección y vigilancia de la Federación, además de nulos o muy reducidos presupuestos, sumados a la mala administración de pesquerías ha propiciado el abatimiento de estas, escenario que se repetiría en muy corto plazo si se logra liberar al dorado a la pesca comercial, con consecuencias muy lamentables para la industria turística de distintos estados del país.

Comentó que si la intención es generar alternativas de desarrollo y progreso a comunidades pesqueras en condiciones de vulnerabilidad, existen pesquerías de especies como el camarón, la sardina y el atún, además de opciones de reconversión productiva a la acuacultura, el ecoturismo o la propia pesca deportiva, así como proyectos de valor agregado que generarían nuevas expectativas a las familias beneficiadas.

El Cabildo de Los Cabos también reprobó la propuesta de abrir el pez dorado a la pesca comercial.

La alcaldesa Armida Castro Guzmán dijo que esto afectaría la pesca deportiva y por consecuencia muchas actividades del ramo turístico de Los Cabos, en perjuicio de miles de familias.

La regidora Tabita Rodríguez Morales mencionó que de aprobarse esta iniciativa se tendrían severas afectaciones en Los Cabos, ya que la pesca deportiva es desde hace décadas uno de los motores de nuestra economía y de los principales atractivos turísticos para visitantes nacionales y extranjeros.

Dijo que el turismo que se recibe en el municipio es un generador de empleos bien remunerados y una fuente importante de divisas para México, pues Los Cabos aportan el 8.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

El presidente de la Comisión de Turismo del Congreso de Baja California Sur, Carlos Van Wormer Ruiz, señaló que la propuesta de la diputada de Colima es una amenaza para la pesca deportiva del país.

Destacó que Baja California Sur tiene la mejor pesca deportiva del mundo, compite y supera las de Australia, Sudáfrica, Hawai, Costa Rica y Panamá, por lo que es la punta de lanza de la economía y turismo del estado.

Precisó que la pesca deportiva atrajo en 2019 alrededor de 300 mil turistas, lo que generó una derrama económica de 450 millones de dólares y 60 millones de pesos en licencias para pescar.

“Tenemos los torneos más importantes del mundo, las marinas más caras, las mejores embarcaciones para la pesca deportiva y las de mayor valor; la de Cabo San Lucas compite con la de Mónaco, entonces vamos a decir qué significa la pesca deportiva para Baja California Sur”, expresó el legislador.

“Es muy irresponsable esta iniciativa, me da pena que sea de mi partido (la diputada que la propuso), que no haya valorado lo que nosotros le estamos diciendo”, manifestó.

Señaló que no hay estudios científicos que apoyen la liberación del pez dorado a la pesca comercial y dijo que la diputada Claudia Yáñez trata de minimizar los alcances de la propuesta al sostener que se limita a la pesca ribereña.

Dijo que el pez dorado es parte de la cadena alimenticia del marlín, por lo que la iniciativa abre la puerta a la pesca incidental de esta segunda especie.

Advirtió que la pesca de dorado es un pretexto para capturar marlín y otras especies de mayor valor, por lo que la depredación está a la vista con esta propuesta.

Expresó que en Baja California Sur hay una tradición de cincuenta años en la conservación de las especies reservadas a la pesca deportiva, y en Los Barriles, en Cabo del Este, nació la práctica de capturar el pez dorado y después liberarlo.

Mencionó que en Sinaloa y Nayarit acabaron con la especie y ahora quieren entrar a Baja California Sur, donde han cuidado las especies porque saben que alrededor de cada pescador deportivo hay 58 empleos directos e indirectos.

“No, no y no vamos a dejar que entren a depredar los mares de Baja California Sur”, dijo.

Recordó que hay una mafia en la pesca comercial y siempre han batallado con ella, con Corral y su gente, “siempre hemos tenido el mismo problema, pasó con Julia Carabias en el periodo de Zedillo cuando quisieron liberar el pez dorado.

“También con la NOM 029 de Fox, Usabiaga quería liberar los escualos y todas las especies por las aletas; pero no hay estudios que digan qué pesquerías tenemos y cómo estamos”, expresó.

En contraste, dijo que Baja California Sur cuenta con los mejores centros de investigación marina de México, la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste S.C (Cibnor) y el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas del Instituto Politécnico Nacional, (Cicimar), destacando que aquí se reproduce la totoaba, el jurel y otras especies que se pueden llevar a otros estados, sin depredar el medio ambiente.

Puntualizó que desde el punto de vista económico es absurdo proponer una iniciativa que permita comercializar el pez dorado, cuyo precio en el mercado es de 300 pesos por individuo, cuando solo una licencia de pesca deportiva cuesta 800 dólares.

El riesgo de que prospere esa iniciativa es que nos cataloguen en el mundo como depredadores “y seguro va a provocar una división entre nosotros contra el resto que aceptaron la medida”.

La investigadora de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Estrella Navarro Holm, señaló que la pesca comercial está mermando las especies marinas en general, por lo que liberar el pez dorado representa un gran riesgo para sus poblaciones, afectando algo que ya funciona como lo es la pesca deportiva.

Comentó que esta última al ser selectiva, porque se pesca con piola y se visualizan tamaños, es más fácil de controlar que la pesca comercial.

Apuntó que desde el punto de vista económico se paga más por un pez dorado en la pesca deportiva que en la comercial, pero además el riesgo de que se libere es que no se cumplan las reglas de captura y como consecuencia se acabe con la especie y con las actividades económicas que se generan alrededor.

Últimas noticias