Los diablitos salen a celebrar en San Martín Tilcajete, Oaxaca

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

San Martín Tilcajete. Las calles de San Martín Tilcajete, en la comunidad zapoteca perteneciente al Valle de Ocotlán se llenaron de gritos, música y diversión, esto gracias a los diablos aceitados, mismos que según la tradición de esa localidad salen a hacer sus travesuras antes del inicio de la cuaresma.

De acuerdo con Alan Gutiérrez, quien lleva más de 25 años participando en el carnaval de Tilcajete, está tradición data de la época colonial, cuando se comenzó a imponer la religión católica en la región, por ello un día antes del miércoles de ceniza salen a divertirse, ya que a partir del miércoles son días de guardar según el cristianismo.

Foto: Jorge A. Pérez Alfonso

Sin embargo, esta tradición ha ido evolucionando con el paso de los años, ya que antes para los disfraces se utilizaban diversos materiales que se obtenían de la propia naturaleza como lodo, moho, trajes, ropa, totomoxtle, zacate o incluso mascaras talladas, no obstante hoy en día se utilizan diversos aditamentos como aceites vegetales o de carro quemado, pinturas acrílicas, dijo.

Por ello, desde las 09:00 horas, la mayoría de jóvenes comienzan a preparar los aceites con los que se pintaran; además entintan sus aditamentos, ya sean gorros cuernos, cordones de ixtle, cada uno de los jóvenes ya tiene un plan específico de que hacer.

En la casa de Alan Gutiérrez se reúnen al rededor de 10 personas, entre niños y adultos, quienes año con año dan vida a esta tradición. Entre ellos comienzan a embadurnarse de aceite vegetal mismo que previamente fue mezclado con otra substancia para obtener un color negro, el rostro se lo pintan con pinturas acrílicas, el color depende de la idea de cada grupo o persona y también sus aditamentos, lo que nunca puede faltar son sus cencerros los cuales atan en la espalda baja.

Tras personificarse salen a las calles de San Martín, localidad ubicada a 24 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, donde van brincando, corre do, gritando y haciendo sonar los cencerros, además pintando a los curiosos que los observan, al filo del medio día se realiza la Mayordomía en donde se celebra una boda fingida, posteriormente inicia el baile de la comunidad el cual dura toda la noche.

Últimas noticias