El terror en Coahuila empezó con la frase: “Hoy es el día”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Torreón, Coah. “Hoy es el día”, dijo el menor de 11 años a sus compañeros del colegio Cervantes, una de las instituciones de educación pública privadas de mayor tradición en Torreón, minutos antes de disparar dos pistolas tipo escuadra en contra de alumnos y profesores y luego pegarse un tiro en la frente.

Estudiante destacado del sexto grado, el homicida y suicida disparó de manera indiscriminada contra sus compañeros de primaria y secundaria; hirió en pies y abdomen a cinco alumnos y en un brazo al profesor de educación física, Aldo Omar Saldívar Jiménez, de 50 años.

Después mató a la profesora María Assaf Medina, de 50 años, quien trató de detenerlo. Frente al cuerpo de la mujer, en medio de uno de los pasillos que comunican al área de salones de clase con una cancha de básquetbol, el niño colocó una de las pistolas en su frente y jaló el gatillo.

De acuerdo con testimonios de profesores y alumnos que la Fiscalía General del Estado logró reunir, el menor era un estudiante destacado en el colegio que se localiza frente al bosque urbano Venustiano Carranza, en donde las clases inician a las 8 de la mañana, pero como de costumbre estuvo ahí desde 20 minutos antes. “Hoy es el día”, repitió a algunos de sus compañeros.

“¿Cuál día? ¿El día de qué?”, preguntaron con desconcierto los otros colegiales, y la respuesta no tardó en llegar. Minutos después de las 8, el homicida pidió permiso para ir al baño; tardó alrededor de 15 minutos y a su maestra le pareció tiempo de sobra, por lo que salió del salón para buscarlo.

La profesora lo vio salir del baño. No estaba vestido con el uniforme de la escuela, sino con pantalón negro, tirantes del mismo color y playera blanca. Tenía una pistola en cada mano y disparó de manera indiscriminada.

El profesor de educación física trató de acercarse para detenerlo, pero lo recibió con un disparo que le impactó en un brazo. Su maestra también vio cuando otra profesora, María Assaf lo encaró y éste le disparó, y luego se pegó un tiro en la frente.

Los cadáveres del agresor y de la profesora María Assaf quedaron casi en frente uno del otro y en la misma posición, con el dorso echado atrás y las piernas dobladas, como si hubieran estado de rodillas y luego se recostaron hacia la espalda. Entre las piernas del joven quedó una Glock automática, de origen austriaco.

No hay tragedia escolar de esta magnitud que se recuerde en Coahuila. Una teoría de las autoridades es que el niño fue influenciado por el videojuego Natural Selection, en el cual alienígenas se enfrentan a muerte con marinos armados con ametralladoras, pero por su atuendo, las autoridades también creen que imitó a Eric Harris, quien en 1999, junto a Dylan Bennet Klebold protagonizó un tiroteo en una escuela de Denver. Mataron a 13 de sus compañeros e hirieron a 24 y después se suicidaron.

DECLARACIONES

La principal duda de los investigadores de la Fiscalía General del Estado es cómo y de dónde obtuvo el menor las dos pistolas tipo escuadra con que este viernes disparó a sus compañeros y profesores del colegio Cervantes de Torreón. También les llama la atención la destreza que mostró al utilizarlas.

El fiscal general del estado, Gerardo Márquez Guevara, informó que se revisa el contenido de las redes sociales, computadora y teléfono móvil que utilizaba el niño para tratar de encontrar pistas sobre el origen de las armas y los motivos que lo llevaron a cometer el tiroteo. Descartó que el estudiante haya sido víctima de acoso por parte de sus compañeros de escuela o maestros.

El menor era huérfano de madre y aunque su padre radica en Torreón, vivía con sus abuelos. “El papá nos ha dicho que no tiene idea de dónde consiguió las pistolas”, dijo el fiscal.

“Era un estudiante brillante, estamos revisando su entorno familiar, el de sus amigos y las personas que frecuentaba o tenía comunicación para tratar de esclarecer los hechos”, señaló.

El alcalde de Torreón, Jorge Zermeño Infante, confirmó que el tirador era estudiante destacado en el colegio. “Me dicen que era un niño que tenía muy buenas calificaciones. Vivía con su abuelita, seguramente con alguna problemática familiar”, expuso en entrevista luego de visitar las instalaciones de la escuela, que se localiza en la calle C. Juan Pablos 150 norte, esquina con Primero de Cobián en el centro de Torreón, frente al bosque urbano Venustiano Carranza.

El director general del Colegio Cervantes de Torreón, José Antonio Méndez Vigatá, leyó un comunicado en el cual directivos y personal lamentaron lo ocurrido. Sin embargo, en redes sociales circuló un oficio en el cual el año pasado los padres de familia de la institución rechazaron la posibilidad de que se aplicara el programa Escuela Segura y Sana, conocido popularmente como Operación Mochila para revisar las pertenencias de los alumnos.

De acuerdo con fuentes del Sanatorio Español, a donde fueron llevados los heridos, el profesor Aldo Omar Saldívar Jiménez, de 40 años, fue herido de bala en un brazo. Los alumnos Mario Alberto, de 7 años, en el abdomen; Luciana, de 13, herida en pie derecho; María Fernanda, de 7, en abdomen; Luis Fabián, de 8 años, herida en abdomen y Carlos Alejandro, de 13, lastimado en los pies.

“Estamos consternados por estos lamentables hechos”, dijo el gobernador del estado, Miguel Angel Riquelme.

Sin mencionar que los padres de familia del Cervantes rechazaron la posibilidad de que autoridades de la Secretaría de Educación revisaran las pertenencias de los alumnos, dijo que “de manera constante hay operativos hacia el interior de las escuelas que permiten verificar, de manera aleatoria, las mochilas de los alumnos y el comportamiento de los mismos; y a la vez se han tenido pláticas con maestros y padres de familia”.

“Hoy más que nunca debemos de trabajar en conjunto para restablecer los lazos familiares en nuestra entidad y poder estar muy atentos como gobierno, como padres de familia, del comportamiento de nuestro entorno familiar, sobre todo de niñas, niños y adolescentes”, expuso.

Últimas noticias