“Me escapé porque estaba en el baño cuando llegó la GN y huyeron”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Chilpancingo, Gro., Alfredo N, de 17 años, fue capturado en Toluca, estado de México y llevado a un campamento del crimen organizado en el municipio de Zirándaro, Guerrero, donde le dijeron que sería entrenado para un combate, pero logró escapar por que estaba en el baño cuando sus secuestradores salieron huyendo ante la llegada de la Guardia Nacional.

Contactado por La Jornada, el joven narró la pesadilla que vivió los 15 días recientes en los pueblos serranos de Zirándaro. Relató que el 15 de noviembre él y cuatro amigos regresaban de una fiesta de 15 años; caminaban por la colonia San Buenaventura de Toluca.

“Tomamos unos tragos, y cuando regresábamos a nuestras casas, una camioneta se paró junto a nosotros y hombres armados nos subieron y nos pusieron capuchas. Nos llevaron a una casa, ahí nos las quitaron; vimos a otro chavo (Carlos) que era de Tejupilco (estado de México). Después nos volvieron a tapar, nos subieron a otro vehículo y nos llevaron a Guerrero.

“Creo que llegamos a un pueblo el 16 de noviembre, “nos llevaron a una casa donde llegaban camionetas grandes sucias y me ponían a lavarlas. Como a los cuatro días me dieron una fornitura y un arma tipo ametralladora. Nos dijeron que nos iban a entrenar para una batalla.

Ayer, cuando estábamos en un pueblito, creo que Las Pilas, “llegó el gobierno (la Guardia Nacional y la policía estatal), yo estaba en el baño y cuando salí ya ninguno de mis compañeros estaba. Al ver las camionetas del gobierno me quité todo lo que me habían dado y las dejé recargadas en un árbol, caminé hacia ellos, les pedí ayuda. Les dije que venía de Toluca y me dijeron que me iban a ayudar y me llevarían al Ministerio Público para que pudiera contactar a mis familiares.

“Cuando veníamos en camino, antes de llegar a La Calera (a unos 7 kilómetros de Zirándaro) de repente se paró el vehículo (de la Guardia Nacional), me aventaron y se siguieron. En La Calera “compré un refresco. El señor de la tienda me dio unos huaraches, porque iba descalzo. Le pregunté cómo llegar en camión a Toluca. Sus amigos, dijo, “se quedaron allá, fui el único que pudo salir; cuatro son de Toluca y uno de Tejupilco, lo conocimos cuando nos levantaron”.

Dijo que en el campamento de donde escapó había 20 chavos; en otro, 30; y en varios más, 10 o 15. No vi ninguna mujer. Hubo días en que señores de los pueblitos nos daban comida, a veces nada. Tomábamos agua donde beben las vacas.

Pidió al presidente López Obrador que nos apoye para volver con nuestras familias, estar seguros, no sé, más bien protección ¿no?. Quiero ver a mis amigos que estén bien, porque los dejé allá, no sé cómo la estén pasando. Hace una semana, las autoridades de Zirándaro (Morena) denunciaron que por la confrontación entre La Familia Michoacana y el cártel Jalisco Nueva Generación, mil 400 personas se desplazaron a la cabecera municipal y al poblado de Guayameo.

 

Últimas noticias