Historiadores rinden homenaje a Raquel Padilla en Sonora

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Hermosillo, Son. La Sociedad Sonorense de Historia (SSH) organizó un homenaje póstumo para la etnohistoriadora Raquel Padilla Ramos, donde con recuerdos, anécdotas y vivencias sus amigos y familia le dieron el ultimo adiós.

Esta sociedad de historiadores, en donde ella formaba parte de la mesa directiva del consejo como vocal, repudió el feminicidio de la historiadora, ejecutado por su pareja sentimental el 7 de noviembre en la comunidad rural El Sauz, en Ures, a 71 kilómetros de Hermosillo.

La SSH exigió que se declare la alerta de género contra las mujeres en Sonora, a fin de que inicien acciones para enfrentar, prevenir y erradicar la violencia que ha cobrado la vida de 98 mujeres tan sólo en lo que va de este 2019.

Con la fotografía de la doctora Padilla Ramos, tres de sus libros y sus tres hijos, Raquel, Alfonsina y Emiliano, los asistentes lamentaron las tesis que no dirigirá, las ponencias que no presentará, los libros que no escribirá y todos los proyectos que no concluirá luego de su feminicidio.

Amparo Angélica Reyes Gutiérrez, presidenta Sociedad Sonorense de Historia, dio a conocer el pronunciamiento de la SSH en la sesión solemne convocada por esa institución en memoria de la historiadora más importante de México en el estudio en la etnia yaqui.

“Raquel Padilla Ramos no murió, la mataron. Fue víctima de la violencia machista que niega a las mujeres el derecho a tomar decisiones sobre sus acciones y su vida; a Raquel le robaron la vida, despojándonos de sus luces, privando a sus hijos de la ternura que les prodigaba, y a sus estudiantes de la inspiración que les generaba, lo que nos frustra y nos llena de ira”, expresó la presidenta de esta sociedad de historiadores.

Reprobó todo acto de misoginia, machismo y violencia e invitó a sus compañeros hombres a reflexionar y hacer una autocrítica sobre su forma de entender y vivir la masculinidad.

Ahí mismo, sus amigos, historiadores y activistas contaron anécdotas sobre la vida de Raquel, de sus luchas, de sus investigaciones, trabajos y estudios, que aseguraron difícilmente podrán ser reemplazados, sobre todo el legado pionero que dedicó a la etnia yaqui.

El auditorio de la Sociedad Sonorense de Historia lució muy concurrido pues fue ahí donde tantas veces participó con ponencias, presentaciones y conferencias.

La doctora Raquel Padilla Ramos destacó como una intelectual, una mujer letrada y deportista destacada, era la etnohistoriadora especializada en el estudio de la etnia yaqui, con quienes se identificó internándose en su cultura. Una antropóloga, solidaria y destacada en la lucha y reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, quien manifestó siempre su inconformidad a las injusticias sociales.

Se desempeñaba como profesora e investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Sonora, su doctorado era en Etnología por la Facultad de Humanidades de la Universidad de Hamburgo y su maestría en Ciencias Antropológicas. Colaboraba para la Universidad de Salamanca, de Texas, la Flinders University en Australia, Suecia, entre otras.

Su última obra fue “Los partes fragmentados, Narrativas de la Guerra y deportación yaqui” que presentó en la pasada Feria del Libro Hermosillo, la cual narra la matanza de indios yaquis en un cuartel militar de la etnia, ahora el Museo Regional de Sonora.

 

Últimas noticias