Chiapas: Alumnos de normal indígena bilingüe demandan ser reubicados

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

San Cristóbal de Las Casas, Chis. Alumnos de la Escuela Normal Indígena Bilingüe Jacinto Canek, cuyo plantel fue cerrado el 26 de agosto pasado, demandaron a las autoridades educativas su reubicación en un local alterno para retomar sus asignaturas, y así evitar que los 357 estudiantes de diferentes lenguas pierdan el semestre.

En conferencia de prensa, dijeron que desde el inicio del ciclo no han tenido clases, pues rechazaron la propuesta oficial de que recibieran la instrucción en línea durante dos horas diarias.

“Queremos rescatar el semestre, por lo que pedimos a las autoridades que busquen un lugar para que nos den clases”, señalaron los estudiantes, quienes fueron acompañados por dirigentes de la Sección 7 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, adherida a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y alumnos de la Escuela Normal de preescolar Manuel Larráinzar que les ofrecieron su apoyo.

El plantel, ubicado en la cabecera del municipio de Zinacantán, a 10 kilómetros de San Cristóbal, fue cerrado el 26 de agosto por las autoridades de ese lugar, con el argumento de que los normalistas ocasionaban una mala imagen por los bloqueos carreteros, retención de vehículos y otras acciones de protesta que realizaban para exigir al gobierno el cumplimiento de diferentes demandas.

“Somos conscientes de las molestias que ocasionan a la sociedad las manifestaciones de protesta, pero ha sido la única alternativa para que el gobierno atienda nuestras exigencias”, aseguró una normalista.

Remarcó: “Lo que nosotros queremos es regresar a clases siempre y cuando sean resueltas nuestras demandas; la única alternativa que tenemos es rendirnos o seguir luchando, aunque nos cansemos. No nos vamos a rendir”.

Desde el 4 de septiembre pasado, un grupo de alumnos de esa normal, la única de su tipo en Chiapas, mantienen un plantón afuera del palacio nacional en la Ciudad de México, el cual, aseguraron los estudiantes esta mañana, no será retirado hasta que sean atendidas sus demandas.

Las exigencias de los inconformes son la reapertura de la escuela; que se respete el número de 90 matrículas para alumnos de nuevo ingreso, ya que para este ciclo sólo les autorizaron 80, la designación de una plantilla con personal docente y administrativo que llene el perfil y que no se les impongan a sus directivos.

Manifestaron que desde el 10 de octubre pasado, las autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP), se comprometieron a resolver sus demandas por medio de su oficial mayor, Héctor Martín Garza González, pero a la fecha no ha cumplido.

Últimas noticias