Tras inundaciones, mantienen cerco sanitario en Tamaulipas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Aldama, Tam. Para evitar el brote de enfermedades de potencial epidemiológico en la población de la Barra del Tordo del municipio de Aldama, en donde cerca de mil 500 familias resultaron damnificadas por las lluvias que provocó el Frente Frío 6, se mantendrá un cerco sanitario en el sur de Tamaulipas.

La Secretaría de Salud del Gobierno del Estado recalcó que aunque no se han presentado enfermedades, por indicaciones del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca la vigilancia se mantendrá de manera estrecha y permanente en este lugar con severas afectaciones derivado de las lluvias e inundaciones por el desbordamiento del río Tigre y la presa Sombrerito.

En seguimiento a estas acciones, “instalamos un refugio temporal en la escuela primaria Benito Juárez que alberga 400 personas, y se activó un módulo de atención médica en el que se han atendido a un total de 122 pacientes que han presentado padecimientos respiratorios agudos, enfermedades diarreicas, crónico degenerativas, dermatitis/micosis, contusiones y lesiones”, dijo Gloria Molina Gamboa, titular de la Secretaría de Salud estatal.

“No se reportan complicaciones. No se han presentado enfermedades de potencial epidemiológico en la población; sin embargo, la vigilancia continúa estrecha y permanente”, precisó la funcionaria.

Las actividades de prevención de la salud también están presentes en el refugio temporal con pláticas a grupos e individuos, entrega de trípticos, y carteles, aplicación de vacunas, fumigaciones, verificaciones y evaluaciones sanitarias, determinaciones de cloro, monitoreo de agua y aplicación de plata coloidal; además se da especial énfasis en la detección de cólera, influenza y dengue, así como acciones de vacunación, promoción a la salud, saneamiento básico y salud mental.

Este jueves continuaron las acciones de atención que incluyen la Sesión Permanente del Comité Jurisdiccional para la Seguridad en Salud, a fin de dar atención y notificación inmediata ante cualquier eventualidad.

Se complementan con vigilancia del correcto funcionamiento de los refugios temporales en cuanto a : luz, agua, drenaje, identificación a grupos vulnerables como niños, personas con capacidades diferentes y embarazadas para su adecuado control y garantizar la atención universal en salud con énfasis en atención médica y en su caso, la referencia hospitalaria.

El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia comenzó con la distribución de colchonetas, kits de limpieza, despensas y activó dos comedores móviles en los que sirven por lo menos tres comidas diarias a los damnificados.

Últimas noticias