La mina Peñasquito en Zacatecas sigue sin reanudar operaciones

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Zacatecas. Un grupo de habitantes de la comunidad de San Juan de Cedros, entre campesinos e integrantes de la Unión de Transportistas de Mazapil, denunciaron que la mina de oro y plata a cielo abierto Peñasquito, sigue sin reanudar operaciones, a pesar de que desde el pasado 8 de octubre, ellos levantaron el bloqueo que realizaban a dicho enclave.

Lo más grave, señalaron, es que tampoco se ha reinstalado la mesa de negociación en la Secretaría de Gobernación federal –de los directivos de Peñasquito con los ejidatarios y transportistas-, y con la mina sigue fuera de operación “por problemas de la compañía con otras organizaciones”, se ha agravado la crisis económica en esa localidad, donde viven más de 3 mil habitantes.

Encabezados por el ejidatario Arturo Martínez García, los campesinos y transportistas –mujeres y hombres-, demandaron la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador y del gobernador del estado Alejandro Tello Cristerna, para que se reactive la actividad en la mina, propiedad de las trasnacionales Newmont y Goldcorp.

El paro total de la mina tiene en vilo a toda la comunidad, por lo que advierte Arturo Martínez García: “¿Pueden más, los 5 mil 400 empleos que la mina genera, o la vida y futuro de más de 3 mil habitantes de San Juan de Cedros?”.

Actualmente las operaciones de la mina Peñasquito, siguen suspendidas, trascendió, porque el Sindicato Minero, que encabeza a nivel nacional Napoleón Gómez Urrutia, pidió a los más de 2 mil 150 trabajadores sindicalizados, no presentarse a laborar, hasta que la compañía les pague su salario, consistente en catorcenas no cubiertas.

Ante esto, Arturo Martínez García informó, a nombre de la comunidad de San Juan de Cedros, que “en las negociaciones del Sindicato Minero nosotros no nos metemos, respetamos totalmente a ese sindicato, nosotros tenemos nuestra negociación y nuestra lucha es por las afectaciones que hemos sufrido, y nuestros derechos”

Lo que es un hecho, sin embargo, dijo es que “nosotros nos levantamos y hasta ahorita la mina no ha trabajado, pero está totalmente libre la mina, ya no hay ningún tipo de bloqueo”.

“El comercio y la vida económica de Mazapil, está muerta. La mina no compra una sola coca cola a los comercios de nuestra comunidad. Porque la mina es una ciudad aislada, dentro de sus instalaciones tiene cine, gimnasio, comedores, campamentos y dormitorios”.

Pero en cambio, los cientos de transportistas locales a los que la mina ya no dio contratos, eso le está pegando a la economía del lugar: “los que movían la economía eran los transportistas de Cedros, los mismos ejidatarios, quienes le dábamos vida al soldador, al herrero, a la tiendita, al de la vulcanizadora, a las tienditas, a las tortillerías, y ahorita todo está parado, está sola”.

Últimas noticias