Permiten acceso en mina Peñasquito sin levantar plantón

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Zacatecas, Zac. El gobierno de Zacatecas anunció la noche del lunes que consiguió “una tregua de cuatro días”, para que los ejidatarios y transportistas de San Juan de Cedros levantaran el bloqueo que desde el sábado 14 de septiembre reanudaron, en los accesos a la mina de oro y plata Peñasquito, en el valle de Mazapil, pero el bloqueo persiste.

Así lo señaló por medio de un comunicado —número 1197, titulado “Ejidatarios de Cedros liberan temporalmente mina Peñasquito”— en el que afirma que “las condiciones de la tregua consisten en abrir el acceso a la mina, aunque los ejidatarios permanecerán en plantón (con sus camiones de carga bloqueando el paso), y no se permitirá el ingreso de insumos (tráilers con diésel, químicos, refacciones, maquinaria), que reactiven las operaciones industriales, hasta no llegar a un acuerdo futuro”.

La mañana del lunes 23 de septiembre, el gobernador Alejandro Tello Cristerna visitó por segunda vez en todo su gobierno —la primera vez fue apenas la semana pasada, el lunes 16 de septiembre—, acompañado por todos los funcionarios de primer nivel de su gabinete, entre ellos los titulares de las secretarías del Campo, Economía y Desarrollo Social.

En el lugar lo esperaban, además de Gregorio Macías Zúñiga, presidente municipal de Mazapil, los líderes del movimiento social que mantiene bloqueada la mina Peñasquito, por segunda vez en este año. Rigoberto López Martínez, presidente del comisariado ejidal de San Juan de Cedros, y José Ascensión Carrillo, dirigente de transportes CAVA.

El mandatario recorrió con ellos, durante más de tres horas, toda la comunidad, visitando entre otros puntos el manantial natural que con sus actividades, aseguran, la minera secó, al abatir los mantos freáticos.

Después del largo recorrido, y de escuchar las demandas de los habitantes de San Juan de Cedros, el mandatario zacatecano hizo la petición abierta, a ejidatarios y transportistas, de “liberar” los accesos a la mina, como “gesto de buena voluntad”, para que los directivos de Peñasquito accedieran a reanudar una mesa de negociaciones en la Ciudad de México, ante Olga Sánchez Cordero, titular de la Segob.

De hecho Tello Cristerna dio a conocer que el viernes 13 de septiembre estuvo reunido en la sede de la Segob con los directivos de Peñasquito, junto con Olga Sánchez Cordero. En esa reunión, reveló a los campesinos y transportistas que “duramos cuatro horas hablando con Newmont, los nuevos operarios de esta mina, haciéndoles ver que a lo largo de más de una década, hay un cúmulo de compromisos cumplidos parcialmente, incumplidos, un abatimiento de acuíferos; vaya, muchas cosas que tienen que ver con el transporte, con CAVA, y sí les puedo decir que veo, y no me engaño, y si veo voluntad”.

¿Qué planteamiento nos hicieron? Nos dijeron: a ver señor gobernador y a la secretaria Olga Sánchez Cordero, ayúdenos a sentarnos, pedimos una oportunidad, para sentarnos con usted, que estuviera el Gobierno de la República, al más alto nivel y ellos, no estoy hablando de los que trabajan aquí de directivos, sino de los realmente, que toman las decisiones a nivel internacional de esta empresa”, comentó el mandatario.

Los directivos de Newmont-Goldcorp impusieron a la titular de Segob y al mandatario zacatecano una “condición”, para sentarse a negociar de nuevo: “¿Qué me pedían? Me pedían que se les ayudara, como muestra de voluntad —que no perdemos, nada les dijo a los campesinos y transportistas—, decían, a ver para sentarnos, ayúdanos a que se desbloquee el acceso y de inmediato nos sentamos”. Si se liberaba la mina, este miércoles 25 de septiembre, se reanudaría la negociación en la Ciudad de México.

Por eso el gobernador reiteró la petición a que se libere la mina Peñasquito, pues a final de cuentas, les dijo, “si no arreglamos, tan desarreglado estaba, y ustedes pueden tomar las decisiones legales que consideren, pero no perdemos nada cerrándonos a una oportunidad”.

Sin embargo, los campesinos y transportistas no accedieron a levantar el plantón. Y el gobernador de Zacatecas, solo atinó a liberar simbólicamente el acceso a Peñasquito, levantando del piso un cono de señalización color naranja. Eso fue tomado como una burla por directivos de Peñasquito, reveló off the record a este medio, un directivo de la compañía.

El primer bloqueo a la mina Peñasquito en 2019 duró 81 días, del 27 de marzo al 16 de junio, y se levantó cuando personalmente Ricardo Peralta Saucedo, subsecretario de gobernación federal, vino a prometer la instalación de una mesa de negociaciones en la Ciudad de México, “al más alto nivel” —como ahora—, pero cuyos resultados no convencieron a los campesinos y transportistas, quienes el sábado 14 de septiembre pasado rompieron las negociaciones y reanudaron el boqueo.

La principal demanda de los manifestantes contra la minera de capital extranjero es la indemnización por el abatimiento de los mantos freáticos y el desecamiento del manantial de San Juan de Cedros, así como la reanudación de contratos para el acarreo de materiales pétreos y agua, a la empresa CAVA, conformada por integrantes del ejido y pequeños contratistas locales.

Últimas noticias