Rechazan la existencia de Centro de Atención de Migrantes en BC

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Mexicali, BC. En Baja California no está en operación ningún Centro de Atención de Migrantes, como lo afirmó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, esta mañana, señaló el delegado Único del Gobierno de México en Baja California, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, sobre la ubicación de estos albergues.

Consultado vía telefónica sobre si en Mexicali o Tijuana operan tales refugios, Ruiz Uribe afirmó que “del gobierno no hay centros todavía".

Si bien en la frontera norte del país hay lugares de acogida para los migrantes, sólo en Ciudad Juárez hay uno que presta servicio, pero en Baja California, solo se quedaron en tinta y papel, pues los habitantes, en donde proyectaban construirlos, lo impidieron.

Los albergues en Tijuana pertenecen, todos, a grupos de la sociedad civil, entre ellos los de la Coalición Prodefensa del Migrante.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, declaró este jueves, en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, en la Ciudad de México, que hay tres albergues federales; uno en Ciudad Juárez, y otros en Tijuana y Mexicali, Baja California, pero sólo existe el de la ciudad chihuahuense.

La pretensión de instalar un albergue de atención para mil 500 migrantes en Mexicali fue rechazado, primero, en el ejido Michoacán de Ocampo y, después, en un almacén abandonado que sirvió a una tienda departamental, en la colonia Guajardo.

En ambos casos se argumentaron problemas de violencia e inseguridad que se generarían en casas y comercios, por la presencia de centroamericanos; así como de personas deportadas de Estados Unidos y de otras partes del país.

Para diferentes activistas, en este rechazo público subyacen actitudes antimigrantes en una ciudad formada y desarrollada, a principios del siglo XX, por la migración, y en donde cuatro de cada 10 de sus habitantes nació fuera de su territorio.

En Tijuana se registraron protestas desde la Segunda Caravana del Migrante que llegó a la zona de Playas en diciembre de 2018.

El gobierno municipal instaló un albergue en un centro deportivo de la Zona Norte, pero después lo desmanteló por cuestiones sanitarias y por la ausencia de apoyos económicos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por lo que los centroamericanos fueron reubicados 300 metros al sur a una bodega que funcionó apenas por un mes.

En tanto, los migrantes mexicanos y los deportados de Estados Unidos son atendidos históricamente por la red de albergues de la Coalición Prodefensa de Migrantes.

 

Últimas noticias