Detienen en Morelos a presuntos secuestradores de cuatro migrantes

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Cuernavaca, Mor. La Fiscalía regional de la zona oriente detuvo a dos hombres y una mujer presuntamente relacionadas con el secuestro de cuatro personas guatemaltecas, dos menores de edad y dos adultos, y el asesinato de uno de ellos, el pasado 6 de julio en el municipio de Ocuituco Morelos.

Fuentes oficiales indican que de los detenidos dos son oriundos del Estado de México y una del estado de Morelos.

En la fecha referida, en un paraje del municipio de Ocuituco, policías municipales encontraron el cuerpo de Rudy Aroldo, junto con su hijo de Cristian de 10 años de edad. Padre e hijo fueron atacados pero el hijo sobrevivió.

Las mismas personas que habrían herido a Cristian y matado a su padre también habrían herido a un tío y a un primo de Cristian, que responden al nombre de Luis Arturo y Byron.

Según las investigaciones de los integrantes de la Unidad de Atención Temprana y Control de Detenidos y agentes de la Policía de Investigación Criminal, los cuatro guatemaltecos, acordaron entrevistarse con uno de los detenidos, de nombre Javier N, quien supuestamente los llevaría a Estados Unidos por lo que, según la fiscalía regional, los migrantes fueron trasladados a una casa del municipio de Tepetlixpa estado de México, “en donde los mantuvieron privados de su libertad”.

“Con la colaboración de otros dos coautores, los retuvieron en dicho domicilio, en tanto contactaban con familiares en los Estados Unidos a quienes solicitaron el pago de un rescate a cambio de no atentar contra su vida”, dijo el fiscal de la región oriente, Alejandro Chávez Carmona.

Unos días después, según la fiscalía de la región oriente, recibieron depósitos bancarios en Morelos y otras entidades, mismos que cobraron otras personas relacionadas con el caso.

Chávez Carmona, apuntó que el 5 de julio las víctimas fueron sacadas del domicilio donde los tenían retenidos.

“Los presuntos responsables llevan a L.A.G.H. de 39 años y B.A.G.A. de 17 años de edad, a una zona boscosa en el área de Amecameca, Estado de México, en donde los dejan abandonados con una lesión a la altura del cuello producida por arma blanca, siendo localizados por las autoridades y trasladándolos para su atención médica a un centro hospitalario de la región.

“En tanto, al adulto con iniciales R.A.G.H. de 37 años y C. I.G.O. de 10 años de edad, los trasladan al Municipio de Ocuituco y es el 6 de julio cuando son localizados sobre la carretera local Yecapixtla-Cruz de Lima, a la altura del paraje conocido como Puente Negro, en donde el adulto se localizó sin vida y al menor en estado grave; ambos con lesiones a la altura del cuello por arma punzo-cortante, trasladando al menor de emergencia al Hospital del Niño y Adolescente, en donde se recupera”, informó el fiscal.

Tres días después —pese a que la Fiscalía General del Estado (FGE) y el gobierno que encabeza Cuauhtémoc Blanco Bravo se habían negado a confirmar el caso— finalmente se reconoció que se trataba de un migrante asesinado, y un menor de edad se recuperaba en un hospital de Cuautla.

Posteriormente, el jueves 11 de julio, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, en una gira por Morelos, aceptó que los agredidos habían sido víctimas de redes internacionales de tráfico de personas.

Últimas noticias