Guanajuato: Policías estatales golpean a corresponsal de ‘La Jornada’

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Guanajuato. Después de salir de la Feria de Silao, el corresponsal de La Jornada en el estado de Guanajuato, Carlos Alberto García Balandrán, fue golpeado por dos policías que participaban en un operativo intermunicipal.

El reportero acudió a la feria a un concierto de Molotov, el cual se canceló por la lluvia, salió del lugar acompañado de dos amigos rumbo al municipio de Irapuato. Aclaró que no fue a trabajar, que fue de espectador.

En el carril de baja velocidad de la autopista Guanajuato-Silao, a la altura de General Motors, el conductor de un Platina dorado, Israel Ramírez, se orilló en la carretera porque los limpiaparabrisas dejaron de funcionar. Eran aproximadamente las 00:20 horas del domingo.

Al lugar llegaron alrededor de 6 patrullas de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) y de las policías de Silao, León, Guanajuato y Romita.

Carlos García viajaba en el lugar del copiloto del platina, en el asiento trasero iba el hermano del conductor.

Una mujer policía abrió la puerta del carro, pidió al corresponsal de La Jornada que bajara para revisarlo. Sin ningún protocolo, preguntó ¿de dónde vienen, a dónde van, en qué trabajan, portan “algo” – refiriéndose a algún tipo de sustancia ilegal-?.

Revisó minuciosamente la cartera, sacó las pertenencias de sus bolsillos y fue cuando Carlos García cuestionó ¿por qué los revisaban, si habían violado algún reglamento?. La oficial respondió que se basaba en un reglamento -sin aclarar cuál- y el reportero contestó que revisaría su contenido en internet.

Después del intercambio verbal, los policías varones comenzaron a insultarlo, increparon que si se sentía “muy chingón, muy cabrón”. García Balandrán siempre estuvo con las manos sobre el toldo del carro y por el lado derecho se acercó un oficial y le dijo “si te sientes muy chingón, date unos putazos conmigo, sólo tú y yo”. Carlos volteó y aceptó el reto.

Acto seguido otro policía que estaba en su costado izquierdo lo derribó y en el suelo, el policía que lo retó a golpes, lo pateó en el rostro y en el abdomen. Al levantarse, le volvieron a colocar las manos en el toldo del vehículo y los insultos continuaron.

“Te sientes muy cabrón porque eres de Irapuato, no vas a venir hacer lo que quieras a Silao”, exclamó un cuarto policía. Posteriormente se retiraron del lugar.

Este domingo, el periodista puso una querella ante el Ministerio Público (MP) por abuso de autoridad y lesiones, contra quien resulte responsable. Se integró la carpeta de investigación 76467.

También interpondrá una queja en la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHG), ante la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas y en las contralorías de los gobiernos de Silao, León, Guanajuato y Romita para que investiguen a los oficiales que participaron en el operativo intermunicipal.

Últimas noticias