Pide Congreso de Zacatecas informe de deserciones policiales

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Zacatecas, Zac. El mediodía de este martes, el pleno del Congreso del estado aprobó por unanimidad un punto de acuerdo de la bancada de Morena, como “de urgente y obvia resolución” dirigido al gobernador del estado y a los 58 presidentes municipales, “para que informen a esta soberanía en un plazo máximo de 60 días” del registro puntual de los agentes desertores de todas las corporaciones de seguridad pública estatales y municipales.

En dicho informe oficial el Poder Legislativo ha exigido al gobernador y los ediles “precisar el número y grado de los desertores de dichas corporaciones, así como las medidas que han estado tomando para revertir esta situación”.

La petición –que fue aprobada unánimemente por todas las fracciones partidistas-, fue presentada y leída en tribuna por el diputado Héctor Menchaca, quien expuso que contar con dicha información es importante, ante el temor de “el vínculo -presunto o real-, de que los policías desertores se estén incorporando a las organizaciones criminales; es un tema que resulta incómodo, pero que es necesario evaluar en su justa dimensión por sus enormes y graves implicaciones”.

En la exposición de motivos, el legislador señaló que aunque el tema de la creación de la Guardia Nacional ha dominado el debate público en el país, también es importante abordar el funcionamiento de las corporaciones policíacas y el papel que habrán de desempeñar en este contexto para garantizar la seguridad pública de la población.

Por ello, dijo, es necesario que todas las instituciones policiales de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Zacatecas: la Policía Estatal, la Policía Preventiva de Tránsito, la Policía de Vigilancia y Custodia del Sistema Penitenciario y del Sistema de Justicia para Adolescentes, y la Policía Metropolitana, así como las 58 policías municipales, deben presentar un informe pormenorizado sobre la condición de su estado de fuerza y las renuncias o deserciones ocurridas en los últimos dos años.

Respecto de la importancia de contar con la información precisa sobre los policías estatales y municipales desertores, dijo el legislador, servirá para identificar a aquellos ex agentes que se incorporen a las actividades ilícitas:

En este supuesto, sería una paradoja muy peligrosa que el propio gobierno, estatal o municipal, haya entrenado con técnicas especiales y letales a quienes va a combatir. No olvidemos que el conocimiento y el manejo de armas conlleva a una mayor capacidad ofensiva de los grupos que en sus filas cuentan con desertores de las corporaciones policiacas y, en consecuencia, un recrudecimiento de la violencia, donde las consecuencias las sufre la población civil”.

Además señaló Menchaca “es de todos sabido, y ampliamente reconocido, que el estado de Zacatecas y sus municipios, pese a los esfuerzos que se han hecho en los últimos años, tiene aún una gran deuda con la profesionalización y certificación de los cuerpos policíacos. De lo contrario, no se solicitaría constantemente la presencia de elementos militares o marinos en la entidad para ayudar a cumplir con la seguridad”.

Pero lo más grave, dijo el legislador de Morena, es que “también vemos que las diversas corporaciones no están debidamente equipados, adolecen de formación y preparación, e incluso, en el colmo vemos que opera la delincuencia organizada con patrullas clonadas, uniformes réplica y placas usurpadas”.

En este contexto dijo el diputado Héctor Menchaca “es necesario realizar un diagnóstico y una evaluación integral del estado de fuerza y las capacidades institucionales de sus respectivos cuerpos policiales, así como el establecimiento de objetivos en un horizonte de corto y mediano plazo para el fortalecimiento de dichas corporaciones”.

Sobre el serio problema de la deserción policial y sus causas –que en algunos municipios ha sido del total de los integrantes de las corporaciones-, el diputado de Morena planteó que esto ocurre “por la desmoralización al interior de las corporaciones policíacas; el aislamiento de su familia; las precarias condiciones laborales y el peligro constante durante los operativos contra la delincuencia organizada, así como por los bajos salarios”.

Últimas noticias