Renuncia Mercedes Olivera a doctorado honoris causa de la Unicach

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

San Cristóbal de Las Casas, Chis. La académica feminista Mercedes Olivera Bustamante renunció al doctorado honoris causa que en 2012 le otorgó la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), en protesta porque esa institución acordó entregar el mismo reconocimiento al general Salvador Cienfuegos Zepeda, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Renuncio como protesta ante el cum laude (con alabanza, en latín) que le conceden al general Cifuentes, porque no tiene nada que ver con la ciencia y la academia, ‘con un impacto social favorable al pueblo’, sino con la inseguridad, las desapariciones, las muertes y los feminicidios en el país, impunemente legalizados”, agregó.

En entrevista dijo que renuncia porque “ese honoris causa es, además, parte de las negociaciones políticas partidistas que, abusando de su poder las autoridades de la Unicach tristemente avalan y encubren: La protección militar a la familia chiapaneca inversionista que, junto con los capitales transnacionales, se ha ido instalado en la zona especial de Tabasco-Chiapas despojando de los bienes naturales a nuestros pueblos”.

Sostuvo que “no se está dando ese vergonzante premio sólo al gGeneral, sino a la institución que representa. Y ante una Universidad-Estado que premia al Ejército por la libertad de torturar, matar e intervenir impunemente en nuestros cuerpos y nuestras vidas, ¿qué futuro espera a nuestros hijos y nietos?”.

Aunque no se definió la fecha de entrega, el consejo de la Unicach acordó el viernes pasado por mayoría otorgar el doctorado honoris causa a Cienfuegos Zepeda, lo que ha generado protestas e inconformidad de investigadores, catedráticos y estudiantes no sólo de esa institución, que han exigido que no se le entregue.

Al renunciar al reconocimiento que en marzo de 2012 recibió en reconocimiento a su trayectoria profesional, su contribución al quehacer universitario y al defensa de los derechos de las mujeres, Oliver Bustamante expresó que tomó esa decisión “por la vergüenza de equipararme con uno de los asesinos más grandes de nuestro país, responsable de la institución que ha ocasionado miles de muertes y desapariciones y violaciones de mujeres y hombres; responsable de los genocidios a los pueblos que resisten y luchan por sus derechos: El 2 de octubre, Acteal, Atenco, Ayozinapa, Tlatlaya, Aguas Blancas y tantos más; autor de la Ley Interna de Seguridad que legaliza el estado de sitio en que vivimos cotidianamente y desaparece cualquier forma de derecho para los y las mexicanas”.

Gerardo González Figueroa, investigador de El Colegio de la Frontera sur, dijo a su vez que entregar el reconocimiento a Cienfuegos Zepeda, “es una ofensa a la historia de Chiapas y de San Cristóbal de Las Casas, pues es compararlo con el extinto neurólogo Manuel Velasco Suárez, eminente científico”.

Señaló que “la renuncia de Mercedes Olivera al honoris causa emplaza a la academia en general a adoptar una protura crítica en torno al otorgamiento del reconocimiento al general”.

Por separado, Alain Basail, investigador y ex director del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA), dependiente de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), manifestó que “no hay causa que justifique el otorgamiento del reconocimiento al titular de la Sedean, pero sí tendría muchas consecuencias para el prestigio político de la Universidad”.


Dijo que las voces en contra de los catedráticos, investigadores y estudiantes del Cesmeca “se unieron las de la facultad de humanidades, del Instituto de Ciencias Biológicas, entre otros, que claman también por una defensa de la vida y no de la muerte”.

Agregó: “En esa defensa de los derechos y de las autonomías de todas las instituciones públicas se basan nuestros argumentos, pero desgraciadamente no fueron los que predominaron, sino el consenso construido desde la propia institución, desde la verticalidad de los puestos de poder de la secretaría académica y del propio rector José Rodolfo Calvo Fonseca”.

Últimas noticias