Condenan asesinato de líder indígena de Chihuahua

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El asesinato del líder indígena y ambientalista mexicano Juan Ontiveros Ramos, hallado muerto el miércoles en el estado de Chihuahua, en el norte del país, fue condenado hoy por diversas organizaciones defensoras de derechos humanos.

"Expresamos nuestra indignación y preocupación por el inaceptable secuestro y posterior asesinato de Juan Ontiveros Ramos, parte de la comunidad indígena de Choréachi que defiende su territorio ancestral", señaló un comunicado de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Amnistía Internacional y la Oficina de Derechos de las Naciones Unidas en México (ONU-DH) también condenaron el asesinato de Ontiveros y exigieron a las autoridades que se investigue el caso, en el que hasta el momento no hay ningún detenido.

"La ONU-DH subraya que la mejor manera de evitar que este tipo de crímenes contra las y los defensores sigan sucediendo es no permitiendo que permanezcan en la impunidad y asegurando que las víctimas obtengan justicia y reparación", señaló la organización.

Ontiveros, de 32 años, fue encontrado muerto el miércoles en el municipio de Guadalupe y Calvo, en Chihuahua, después de haber sido secuestrado el martes cuando iba en un vehículo junto con su hermano Isidro.

El caso ocurre 15 días después del asesinato de Isidro Baldenegro, otro activista indígena de 51 años, líder comunitario del pueblo tarahumara en la Sierra Madre del norte de México y ganador del Premio Goldman 2005, que fue ultimado a tiros en la comunidad Coloradas de la Virgen, también en Chihuahua.

Ontiveros era un indígena Raramuri, encargado de la seguridad de su comunidad Choréachi. Días antes de su asesinato, se había reunido con otros líderes indígenas de la Sierra Madre y defensores de derechos humanos para dialogar sobre los problemas que enfrentan esas comunidades, sobre todo por la tala de árboles.

"Otros miembros de la comunidad, que viven en Choréachi o que han sido desplazados forzadamente a otras partes del estado de Chihuahua, podrían estar en peligro", advirtió Amnistía Internacional en un comunicado.

La FIDH señaló que Choréachi también se ha visto afectada por grupos de la delincuencia organizada que han ocupado su territorio desde hace unos años, problema del que habló Ontiveros ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2015.

"Solicitamos protección efectiva para la comunidad", pidió la organización, mientras que ONU-DH solicitó garantías para la familia del líder asesinado. "La defensa de la tierra y el territorio no debería ser sinónimo de riesgo para ninguna persona", añadió.

Últimas noticias