No soy lo suficientemente bella para las películas, dice Anya Taylor-Joy

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El ajedrez ha dado a Netflix un nuevo éxito. Gambito de dama es una miniserie creada por Scott Frank y Allan Scott. Sigue la vida de Beth Harmon, una prodigio de ese juego, interpretada por Anya Taylor-Joy.

La serie es una adaptación de la novela The Queen’s Gambit, de Walter Tevis, una obra que aborda temas como el feminismo, la competencia y las adicciones a las drogas y el alcohol, los cuales mantienen en la versión audiovisual.

Desde su estreno en octubre, Gambito de dama se ha ido ganando la aceptación del público y la crítica de forma natural. Cuenta la historia de una niña huérfana a quien el conserje de su orfanato enseña a jugar. El ajedrez entonces se vuelve refugio y guía para la protagonista, que al mismo tiempo debe enfrentarse a la pérdida, la soledad y el éxito.

Una buena parte del éxito que ha cosechado Gambito de dama se debe a Taylor-Joy, actriz que poco a poco se ha abierto camino en Hollywood. Antes participó en cintas como La bruja, Múltiple, Glass y Emma, pero ahora su popularidad ha pasado a otro nivel.

Con todo, no parece sentirse merecedora de tanto reconocimiento. Recientemente, señaló a The Sun que no cree ser suficientemente bella como para hacer películas, para ser una estrella de cine.

De acuerdo con la actriz de 24 años, su apariencia no encaja con la requerida para la pantalla grande. Nunca me he sentido, y creo que nunca me sentiré, una persona hermosa.

Taylor-Joy, quien desde los 16 años trabaja en una agencia de modelos, agregó: Suena patético y mi novio me ha advertido que la gente pensará que soy una completa idiota por decir esas cosas, pero es que pienso que tengo una apariencia rara.

Tanto es así, que aseguró que nunca va al cine a ver sus películas. Sostuvo: De verdad, tuve un ataque de pánico mientras filmaba Emma. “Pensé: ‘soy la primera Emma fea y no puedo hacerlo’, porque la primera línea de la película es ‘soy hermosa, inteligente y rica’”.

Además de por su papel en la serie, Anya ha llamado la atención por el fluido español con el que se expresa. La razón se explica a través de la historia familiar de la actriz. Su abuela fue una española que se casó con un diplomático británico, la pareja dio a luz a Jennifer Joy, madre de Anya, en Zambia, debido al trabajo de su padre.

Después, Jennifer contrajo matrimonio con un banquero argentino-escocés y Anya fue la hija menor de la pareja. La actriz nació en Miami en 1996, pero creció en Buenos Aires, de donde proviene su marcado acento porteño al hablar español. Una vez su padre dejó el trabajo que obligaba a la familia a trasladarse constantemente de Argentina a Gran Bretaña, la familia se estableció en Londres.

A veces me he sentido demasiado británica para ser argentina o viceversa, señaló la actriz en alguna ocasión.

Además de la novela de Tevis, la serie fue inspirada por la historia del ajedrecista estadunidense Bobby Fischer, que ya fue llevada a la pantalla en la película de 2014 titulada El caso Fischer, en la cual Scott Frank aceptó haberse inspirado.

Había visto la película de Ed Zewick y eso me hizo darme cuenta que no tenía que mostrar el tablero demasiado. Gran parte de la película se centró en los rostros de Liev Schreiber y Tobey Maguire, que es todo lo que necesitas saber, explicó en una entrevista con Entertaintment Weekly.

A pesar del éxito de Gambito de Dama, sus productores no parecen interesados en ampliar la historia. La última secuencia la sentimos como una hermosa nota hecha para finalizar la serie, así que no estoy seguro de que queramos continuarla, afirmó William Horberg.

Sin embargo, Taylor-Joy, quien aparecerá en la cinta de Edgar Wright, Last Night in Soho, no descarta volver a interpretar a Beth Harmon. Adoro el papel y, la verdad, claro que volvería si me lo pidieran, pero creo que la hemos dejado en un buen lugar, declaró la protagonista.

 
 

Últimas noticias