‘Ok, está bien...’ filme sobre la retorcida vida de quien no se atreve a hacer lo que quiere

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Mariano, de casi 30 años, egresó de la carrera de guion hace seis; aún vive con su madre, sin rumbo hacia donde encaminar su futuro y con una manifiesta inmadurez emocional e inconformidad a cuestas.

En formato blanco y negro, la película Ok, está bien..., ópera prima de Gabriela Ivette Sandoval, se presentará en competencia con su espíritu independiente en la edición 35 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, que inicia hoy y culmina el 27 de noviembre.

La historia de Mariano, interpretado por Roberto Andrade, recrea la vida de este hombre, de peculiar forma de hablar y humor negro, quien pasa la mayor parte de su tiempo viendo películas, pero su universo se trastoca cuando llega a vivir con ellos su primo Ramiro (Ángel Alvarado), de 15 años, quien es totalmente opuesto a él y más centrado.

Desde el primer momento, Mariano se aboca a modificar a su antojo la personalidad del adolescente para revalorarse a si mismo; pero cuando Ramiro rechaza sus imposiciones inicia una disputa entre ambos primos, la cual se intensifica con la aparición de Mariali (Isabella Argudin), una chica de 14 años, quien toma una decisión que cambia los rumbos.

La realizadora Gabriela Ive-tte Sandoval, quien es egresada de la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas (ENAC-UNAM), explicó a La JornadaMariano es un sujeto que está a punto de cumplir 30 años, quien realmente no es productivo. Terminó la carrera de guionismo, pero no ha escrito ningún texto; en realidad, eso de que se está preparando viendo películas y dando clases es una gran excusa para no enfrentarse a lo que que querría o debería de hacer.

El guion fue escrito por el mismo Roberto Andrade, en 2009, con una trama que está relacionada con su propia experiencia, pues es egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, en la carrera de guion y no se había enfrentado a escribir un largometraje hasta que finalmente lo concretó.

La película se desarrolla casi toda en una sola locación, en la unidad habitacional Tlatelolco, con pocos personajes y fue muy factible de producir. Lo del formato blanco y negro, indicó Sandoval, se pensó como un homenaje a Manhattan de Woody Allen, incluso se relaciona temáticamente con esa cinta e integra referencias a varios realizadores y otros largometrajes.

Destacó: También quise que Tlatelolco fuera una zona que se viera bonita, porque cuando ves Nueva York con los ojos de Allen, no se ve la sordidez ni bolsas de basura; con esta intención busqué lo majestusoso que tiene el lugar, como los niños jugando o la Plaza de las Tres Culturas, entre otros espacios emblemáticos.

No obstante, Mariano se convirtió en un personaje referencial, pues tanto el actor como la guionista y la misma realizadora acuñaron el concepto ya diste el marianazo, en el sentido de poner excusas y no hacer lo que nos gustaría o dónde nos gustaría estar. Es como preferir pequeñas y superficiales batallas, en vez de enfrentar un gran combate.

La cinta, definió, es una comedia políticamente incorrecta, la cual tuvo que esperar desde que terminó de filmarse en 2017, pero ahora fue seleccionada para estrenarse y estar en competencia en Guadalajara. La producción espera que pronto pueda estrenarse en salas y continúe un recorrido por diversos festivales.

De 91 minutos de duración, Ok, está bien..., con producción de Angélica Ramírez Carreón y fotografía de Carlos Arriaga,  está pensada para evidenciar fallas e identificar la moral retorcida del protagonista, puntualizó Gabriela Ivette Sandoval.

Últimas noticias