En el cómo radica la diferencia y aventura de Yo Fausto: Julio Berthely

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Un joven cansado de su esquematizada vida decide cambiarla, escapar, pero regresa con una carga adicional: la del retorno no deseado. La película Yo Fausto, opera prima de Julio Berthely, tendrá su estreno en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, que hoy comienza.

Berthely relató: “El guion es original, aunque sí reinterpreto el mito fáustico sin basarme en una obra ya existente. Es decir, no me baso en Goethe o a Marlowe, sino en el mito germánico medieval. Al principio la llamé Fausto y después se le agregó Yo, porque ya existía Fausto. Recordé a Yo Claudio, emperador romano que padecía de enfermedades mentales, y añadí la palabra Yo. No era guion que pretendiera sorprender en cuanto a mostrar algo nuevo o que no se pudiera ir hilando conforme avanza la historia”.

En el transcurso de la trama permean situaciones comunes entre los personajes y lo interesante para el espectador es saber cómo serán resueltas. El guionista y director aclaró: “Justamente, es a propósito que todo esté centrado en el cómo. Lo que me interesaba al escribirla y filmarla era mostrar una situación y una realidad que tiene que ver con una enfermedad mental y yo ponía sobre la mesa los elementos que iban a jugar, incluso los trágicos, pero lo que me gustaba era el cómo, que es donde radica lo diferente y donde está la aventura emocional.

Cuando entramos al final del tercer acto se muestra lo que puede suceder, sabes lo que probablemente puede pasar, pero no cómo va a ocurrir. Mi interés es generar esa expectativa. Hitchcock decía que la tensión consiste en que el espectador sepa que ahí hay una bomba, pero que desconozca en que momento va a explotar. Me gusta jugar con esa situación de qué y cómo va a pasar. De repente viene un final fuerte, poderoso, sostuvo el realizador.

Otra de las características es el juego con los lapsos vividos por Fausto, agregó. “Hay una fragmentación del tiempo –no hay flash back– que hace una analogía de la fragmentación mental del personaje. Si la película se hubiera contado de manera lineal, la misma historia, quizá, hubiera sobrevivido, pero para mí era importante que el público también fuera descubriendo cómo se sentía Fausto y la forma en que evolucionaba emocionalmente. Por eso decidí que fuera con la temporalidad fragmentada”.

La cámara, elemento dramático

Agregó: También puse mucho énfasis en el aspecto narrativo, porque para mí era muy importante que la cámara jugara y que fuera un elemento más, no sólo narrativo, sino también dramático y que diera a entender de alguna manera las emociones por las cuales atraviesa el personaje. Me interesaba mucho que la cámara diera esa sensación a través de los planos.

Yo Fausto, destacó Berthely, se realizó con “poco presupuesto, sin ningún estímulo. Nos la aventamos por la libre. Todos –crew y actores– se entregaron. La película se hizo con pasión. Después de muchos festivales, la proyectaremos en Guadalajara, donde estuve por primera vez con un cortometraje y ahora participo con mi opera prima; es una gozadera, la verdad. Se estrenará el 25 de noviembre en en este encuentro internacional”, concluyó.

El elenco está integrado por Christian Vázquez, quien personifica a Fausto; Amparo Barcia, interpreta a Carmen; Carlos Aragón, quien hace el papel de Bael, y Arcelia Ramírez, quien es Gilda.

Últimas noticias