La Muestra de la Cineteca presentará "tendencias contemporáneas"

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Con la proyección de la cinta animada Buñuel en el laberinto de las tortugas, de Salvador Simó Busom, iniciará, luego de meses de espera, la edición 68 de la Muestra Internacional de Cine en la Cineteca Nacional.

El largometraje, parte de los 14 títulos seleccionados, los cuales serán proyectados del 13 al 30 de noviembre, está basado en la novela gráfica de Fermín Solís, en la que se relata el complejo momento creativo del cineasta tras la filmación de La edad de oro y antes de Las Hurdes. Esta cinta servirá para culminar la exposición de Buñuel, la cual todavía se podrá ver en estos meses en el mismo recinto, detalló Nelson Carro, director de Difusión y Programación de la Cineteca.

Acerca de la Muestra, que regresa a salas, sostuvo: Serán 14 títulos que se exhibirán de la manera más formal posible a partir del próximo viernes, y del 20 de noviembre al 15 de diciembre se realizará el circuito en la Ciudad de México, de acuerdo con los protocolos de salud. El recorrido nacional será en 2021.

Para esta edición, se eligieron largometrajes que han participado en el festival de Cannes, en la Berlinale en los premios Óscar, además de títulos de veteranos del cine como Ken Loach, Bruno Dumont, Rita Azevedo y un clásico de Jean-Luc Godard, además de jóvenes maestros como Gabriel Mascaro, señaló Carro.

De hecho, se representa gran parte de las tendencias del cine contemporáneo con películas provenientes de China, Francia, Portugal, Rusia, Brasil, Suecia, Alemania, Serbia, Reino Unido, Italia, Polonia y España, retomó Alejandro Pelayo, director de la Cineteca.

Aseguró que la única forma de volver a la normalidad es seguir haciendo nuestras cosas, pero siempre con el mayor cuidado posible y seguridad.

Programación

Entre los filmes que se proyectarán destacan Al final bailamos (Suecia-Georgia-Francia), de Levan Akin, en el que la expresión corporal y el baile sirven para abordar la represión, la masculinidad y el tabú que supone la homosexualidad en un contexto lleno de estigmas y prejuicios; además de Juana de Arco (Francia, 2019), de Bruno Dumont, quien revisita esa figura histórica combinando géneros y en el que la puesta en escena radical es parte importante para romper al cine más convencional.

El clásico de la edición 68 de la Muestra será Vivir su vida (Francia, 1962), de Jean-Luc Godard; Beanpole: una gran mujer (Rusia, 2019), de Kantemir Balagov, y Pastor o impostor (Polonia-Francia, 2019), de Jan Komasa.

También se presentará Divino amor (Brasil-Uruguay-Dinamarca-Noruega-Chile, 2019), de Gabriel Mascaro. Se trata de un filme distópico que reflexiona sobre el posicionamiento de cultos religiosos dentro del ámbito secular y estatal en pleno siglo XXI.

Rita Azevedo Gomes se suma con La portuguesa (Portugal, 2018), un filme autoral a base de retablos cinematográficos en los que se reinterpreta la figura de la mujer en la Edad Media; Claudio Giovannesi, con Pirañas: los niños de la Camorra (Italia, 2019), guía al espectador por un escenario criminal, retratando a una joven generación dispuesta a traficar con drogas, robar y matar para ser parte de un mundo capitalista.

La programación se completa con Hasta pronto, hijo mío (China, 2019), de Wang Xiaoshuai; Lazos de familia (Reino Unido-Francia-Bélgica), de Ken Loach; Cicatrices (Serbia-Eslovenia-Croacia-Bosnia y Herzegovina), de Miroslav Terzić; La audición (Alemania-Francia), de Ina Weisse, y Gloria Mundi (Francia-Italia), de Robert Guédiguian.

Todas las películas son de calidad y ofrecen la posibilidad de presentar a los espectadores tradicionales de la Muestra qué es lo que se hizo durante 2019 en el séptimo arte, puntualizó Nelson Carro.

Señaló que se continúa el aforo a 30 por ciento de la capacidad del recinto y con las medidas de sanidad requeridas.

Últimas noticias