"Pobreza intelectual, cultural y espiritual, el origen de la económica"

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Viernes 30 de octubre de 2020. Morelia, Mich. En la inauguración de la 18 entrega del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), el director mexicano Alejandro González Iñárritu no perdió la oportunidad de mostrar su apoyo al cine nacional y lanzó una crítica punzante por la desaparición de los fideicomisos.

Un país sin cine es ciego, no apoyarlo es respaldar la causa de una pobreza económica que nadie quiere. No podemos permitir que haya pobreza cultural, científica, intelectual, espiritual, porque eso es lo que va a prevenir la desigualdad y la pobreza.

Alejandro González Iñárritu, quien se encuentra filmando en México, se dio tiempo para inaugurar el FICM con la versión restaurada de Amores perros, a propósito del 20 aniversario de la película.

En su intervención en la gala de inauguración presencial del FICM, González Iñárritu, luego de tomar una bocanada de aire con la seguridad de la protección del cubrebocas, afirmó: Creo que nadie puede estar en contra de apoyar a los que menos tienen. Es importantísimo que los olvidados sean ayudados, apoyados, rescatados y sean los que primero reciban y los primeros en ser considerados. Pero como el guion de (Luis) Buñuel y (Luis) Alcoriza, tiene que estar bien ejecutado, por muy bueno que sea un guion, si tiene un mal director será una mala película.

Tomando un nuevo soplo de aire, el director de Babel agregó: También creo que el concepto de pobreza se tiene que plantear a otras áreas, no únicamente a la económica; creo que la pobreza intelectual, cultural o espiritual son el origen de la pobreza económica.

Alejandro González Iñárritu, con nuevo aire en sus pulmones filtrado por el cubrebocas, reflexionó en voz alta: El cine es una de las grandes expresiones mundiales, personales, industriales..., pero la fuerza que tiene hoy el cine es un gran aliado para expresar cosas y reflejarnos.

Películas y libros, dieta durante la pandemia

El director de Birdman ejemplificó: “El cine y la literatura han sido la dieta en esta pandemia, qué haríamos si no hubiera películas o libros. El séptimo arte es una fuerza poderosísima no sólo como industria. Cuando hicimos Amores perros se realizaban siete cintas en México, hoy se inscribieron 700 a este festival. No me gusta hablar del cine como una industria, que lo es y le da de comer a miles de familias en el mundo, pero nos da de comer en todos los aspectos. Hay una cantidad de chicos y chicas haciendo películas con una fuerza extraordinaria que jamás soñamos. No podemos desinflar eso, lo hemos dicho públicamente. Manifiesto mi apoyo al cine, que se corrija lo que se tenga que corregir. No tengo toda la información para saber qué está bien o mal, pero lo que sí sé, es que hay muy buenos resultados. Las cosas se tienen que corregir, no destruir”.

González Iñárritu se dirigió a quienes hacen el FICM: Daniela Michel, Cuauhtémoc Cárdenas Batel y Alejandro Ramírez Magaña. Expresó: La invitación es muy especial en un momento en el que se necesita mucho coraje, valor, entereza para estar aquí hoy en esta sala.

Encuentro mundial

El director de El renacido agregó: “Agradezco que hayan corrido el riesgo de estar en esta sala y mi gratitud por el honor de que Amores perros, a 20 años de haberla hecho, abriera esta edición del FICM tan especial, único y último de esta forma, espero. Para mí, es un placer apoyar, estar aquí, porque es un momento importante. Creo que el festival de Morelia no sólo es importantísimo para la cultura cinematográfica mexicana, para los que generan la gramática visual, las historias de nuestro país, sino es un encuentro mundial. Me consta, grandes directores y productores están interesados en lo que sucede aquí; es un foco de atención de lo que se puede hacer aquí”.

Alejandro González Iñárritu agradeció a todos los artistas con los que “tuve el privilegio de hacer esta primera película… que nos cambió la vida, empezando por mí. A nivel personal, profesional y artístico fue una película coyuntural donde México dejó de ser priísta después de 70 años y entró el PAN, fue una película que nos marcó a muchos.

González Iñárritu terminó lanzando una caricia al escritor y director Guillermo Arriaga: “Me hubiera gustado compartir este espacio con él, con quien inicié esta aventura e hice tres películas más. Me hubiera gustado estar aquí con los actores, si no hubiera pandemia estaríamos aquí arriba 30 personas tomando tequila, no lo podemos hacer; lo dejaremos para otro día, otro año. Sin embargo, estoy en representación de todos ellos para presentarles la nueva versión de Amores perros”.

Últimas noticias