Campaña de Trump, llena de canciones cuyos autores rechazan sus políticas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Los Ángeles. Desde las entrañables primeras líneas de Hallelujah, de Leonard Cohen, hasta el emocionante coro de niños al final de You Can’t Always Get What You Want, de los Rolling Stones, la campaña del presidente Donald Trump ha estado llena de canciones clásicas cuyos autores y herederos rechazan a viva voz al mandatario y sus políticas.

Se ha convertido en un subciclo de un ciclo interminable. La campaña de Trump difícilmente puede usar una canción sin que el artista lo denuncie y envíe una carta de cese y desista. Neil Young, John Fogerty, Phil Collins, Panic! At The Disco y los herederos de Leonard Cohen, Tom Petty y Prince son tan sólo algunos de los que se han quejado.

Durante más de un siglo, las campañas han usado temas populares como parte de su estrategia y los artistas estadunidenses lo han rechazado al menos desde 1984, cuando Bruce Springsteen negó el uso de Born in the USA en la campaña de reelección de Ronald Reagan.

Sin embargo, este año el asunto ha alcanzado un punto de saturación sin precedente que evidencia la amplia división entre el Presidente y sus partidarios, y los músicos abrumadoramente de izquierda que de forma virtual nunca les han hecho la misma exigencia a los candidatos demócratas.

He cubierto este tema durante unos 20 años y esta es probablemente la división más severa que he visto en cuanto a artistas que rechazan que un político use sus canciones, señaló el colaborador de Billboard Gil Kaufman, quien cubre la convergencia entre música y política para la revista durante la campaña. La decisión es difícil para muchos votantes, y también lo es para los músicos.

Pocos han objetado tan insistentemente como Young. El integrante del Salón de la Fama del Rocanrol, sumamente tozudo en sus opiniones, es el raro músico que ha ido más allá de exigentes y ha presentado demandas por el uso repetido de sus canciones.

“Imaginen lo que se siente oír Rockin’ in the Free World después de que este Presidente habla, como su cortinilla musical”, escribió Young en su cibersitio en julio. Yo no la escribí para eso.

Esa sensación de que han sido reclutados por el equipo Trump claramente enfurece a muchos artistas.

Su música es su identidad, afirmó Kaufman. Es importante para ellos que no parezca que están apoyando tácitamente al Presidente.

Más confundidos que furiosos

Otros artistas se han expresado más confundidos que furiosos ante el uso de canciones cuyo mensaje es completamente opuesto al que envía Trump.

Fogerty señaló que quedó atónito cuando Trump usó Fortunate Son, su éxito de 1969 con Creedence Clearwater Revival que condena a los hijos privilegiados de hombres ricos que no prestaron servicio en Vietnam, algo que suena más bien como una crítica hecha a la medida del mandatario.

Encuentro confuso que el Presidente haya escogido usar mi canción para sus actos electorales, cuando de hecho parece que él probablemente es el hijo afortunado, destacó Fogerty en un video en Facebook en septiembre.

Se exaltó un poco más cuando continuó oyéndola en la campaña.

Él está usando mis palabras y mi voz para presentar un mensaje que yo no avalo, dijo Fogerty en un tuit el 16 de octubre en el que anunció una orden de cese y desista.

El hecho de que los mítines de campaña del presidente sean potenciales superpropagadores del coronavirus podría avivar el deseo de los artistas de que su música no contribuya a eso.

No es una buena imagen para los artistas que su música esté alineada con algo considerado inseguro, expresó Kaufman.

Disonante

Muchos comentaristas de redes sociales señalaron que, dado su título, In The Air Tonight (En el aire esta noche), de Collins, fue especialmente disonante cuando se escuchó en el mitin de Trump del 14 de octubre en Iowa. Los abogados de Collins exigieron de inmediato que la campaña dejara de usar la canción.

Legalmente, los políticos no necesitan una autorización directa de los artistas.

Las campañas pueden comprar paquetes que ofrecen organizaciones de derechos musicales como BMI y ASCAP, que les dan acceso legal a millones de canciones.

BMI señaló que los Rolling Stones optaron por no figurar en esas licencias, y le informó a la campaña de Trump que si no dejaba de usar You Can’t Always Get What You Want, una favorita del mandatario que suena con regularidad en sus actos, la campaña estaría violando su contrato.

Sin embargo, aún si sus canciones pueden tocarse contractualmente, los artistas pueden objetar. Eso por lo general sólo significa hacer una solicitud pública a la campaña.

Muchas veces se requiere de un cese y que desista para decirles que no la usen, eso ya basta para que el artista exprese su mensaje de que no está asociado con la campaña y no aprobó su uso, explicó Heidy Vaquerano, una abogada en Los Ángeles que se especializa en leyes de entretenimiento y propiedad intelectual.

Existen otros canales legales como las normas estatales de derecho a publicidad, que tratan la identidad de los artistas como su propiedad, o la ley federal Lanham, que protege la marca personal de un artista y contiene una provisión que prohíbe el falso respaldo.

El uso de su música podría diluir el valor de su marca registrada, destacó Vaquerano. Las cortes han reconocido que eso podría verse como un respaldo sobrentendido.

La campaña de Trump no respondió de inmediato a una solicitud de declaraciones.

Más recientemente el presidente ha apelado a canciones más alegres, bailando en actos al ritmo de YMCA, de The Village People, cuyos líder y principal compositor, Victor Willis, ha dicho que no siente que apoya a Trump cuando éste usa sus canciones.

Sin embargo, la campaña no puede evitar el rechazo de artistas que incluso han muerto.

La viuda e hijas de Petty, que han estado peleando por su patrimonio en las cortes, se unieron en junio para exigir que Trump dejara de usar su canción I Won’t Back Down.

Los abogados del patrimonio de Cohen rechazaron vehementemente el uso prominente de Hallelujah durante el final con pirotecnia de la Convención Nacional Republicana en agosto, diciendo en un comunicado que ese fue un intento por politizar y explotar una canción que específicamente les habían dicho a los organizadores que no usaran.

Sugirieron una alternativa que podría considerarse un ataque a Trump.

“Si la CNR solicitara otra canción, consideraríamos aprobar You Want it Darker”, declararon los abogados. El título de ese tema significa Tú lo quieres más oscuro”.

Últimas noticias