Paul Leduc, prolífico cineasta de impecable trayectoria

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Luego de un prolífico trabajo cinematográfico e impecable trayectoria, Paul Leduc Rosenzweig falleció este miércoles a los 78 años de edad, dejando películas emblemáticas que retrataron a México y a su sociedad; pero también alzó la voz en torno a las problemáticas de la industria a la que perteneció.

“La obligación de todo cineasta consistiría en comprometerse con cualquier tema y tener una visión crítica y política de él”,  recordaron en la Cátedra Bergman, las palabras vertidas por Leduc, quien “nos enseñó a cuestionar en el hacer y cobrar conciencia de la resonancia de nuestras voces”.

Reed, México Insurgente; Frida, naturaleza viva, ¿Cómo ves?, Barroco, Etnocidio: notas sobre El Mezquital y Latino Bar, son algunas de las cintas de Leduc, quien en 2013 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes y en 2016 fue distinguido con el Ariel de Oro a la Trayectoria.

De Leduc (1942-2020), quien fue director, editor y productor, se publicó un artículo, en este diario en 2016 con el título El invisible cine mexicano y la Secretaría de Cultura, donde decía: “Hoy, cuando se está construyendo una Secretaría de Cultura, de la que depende el cine, convendría que fuera para todos claro cuál es el proyecto de cinematografía que se pretende impulsar. Hoy me parece que la Academia debería participar de esa discusión”.

El año pasado, “se nos dice, se filmaron en México 145 películas. Un puñado de ellas recibirán –en esta misma ceremonia– un puñado de premios. Ojalá esos premios contribuyan a hacerlas visibles, porque la mayoría, según cifras y estadísticas oficiales, podrían permanecer prácticamente invisibles. Aunque se estrenen, si lo logran. Hay excepciones, pocas, que por lo mismo no son parte de esto. Con excepciones no se construye una cinematografía. El asunto es complejo y no es éste el lugar ni el momento para discutirlo. Pero tampoco es el momento y lugar para ignorarlo”.

Al finalizar, el realizador puntualizó: “Hoy, en ese sentido, el cine mexicano, aunque pasa por uno de sus mejores y más diversos momentos creativos, paradójicamente parece guiarse, en demasiados casos, por aquella frase célebre inscrita en letras de oro en esas mismas cámaras legislativas y dicha por uno de nuestros más respetados políticos. Aquella que dice: “Pos entonces va pa’tras, ’apá... esa chingadera no pasa...Cine mexicano va pa’tras…no pasa... Ni te preocupes, apá...”

Luego de lo que pareció un vaticinio, sobre lo que sucede actualmente con los apoyos al cine, sostuvo: “En estos tiempos en que aparentemente se premia lo invisible, en que se premia para que no se vea, la Academia no participa de eso. No es su culpa. Por eso acepto con gusto (y hasta con cierto optimismo) el privilegio de recibir este Ariel”.

Reed, México insurgente fue realizada 1970, es un documento fílmico de gran valor para el cine e historia de nuestro país. Esta cinta, dijo, “fue producto del esfuerzo de un grupo de cineastas y personalidades de la cultura que aportaron su talento y dinero para realizar este filme: una mirada diferente y más realista de la Revolución que para esos años ya tenía decenas de filmes basados en ella”.

El largometraje, que da la sensación de ser un documental, fue producido por Bertha Navarro, la fotografía de Alexis Grivas quien rodó en 16 milímetros en blanco y negro (por ser más barato), pero al final, para su exhibición comercial se le dio un tono sepia, que dio la textura y sensación perfectas para contextualizar el ambiente de la Revolución Mexicana.

En una ocasión, Paul Leduc expresó sobre su  cinta Cobrador: In God we Trust: “No me interesa si se dice que la cinta es buena o es mala, lo que quiero es que provoque una reacción”.

El fallecimiento del cineasta saturó las redes sociales con mensajes, palabras de despedida y sentidos pésame a la familia, por parte de amigos, colegas, alumnos e instituciones.

Entre ellas, la funcionaria Alejandra Frausto recordó que Leduc “con su mirada denunció los abusos a las comunidades otomíes en el valle del mezquital”. Asimismo, la Secretaría de Cultura, que encabeza, destacó que el realizador “falleció a consecuencia de complicaciones de una enfermedad crónica”.

Mientras la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas destacó la labor del “director, escritor, editor y productor de amplia y reconocida trayectoria a nivel nacional e internacional; quien además fue ganador de seis Premios Ariel”.

El Canal 22, adelantó que la televisora transmitirá parte de la obra del “destacado cineasta y amigo, con quien mantenía estrecha colaboración”.

 

Últimas noticias