India y Catherine Oxenberg narran su experiencia en la secta NXIVM

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El 27 de octubre de 2020 es la fecha pactada para lo que, aparentemente, pondría fin al reinado de terror de Keith Raniere, figura central de la secta conocida como NXIVM, que bajo la fachada de un grupo élite de superación personal y empresarial, escondía una red de esclavitud sexual en la que sus miembros se dedicaban a reclutar mujeres con la finalidad de ofrecerlas en una especie de tributo al líder de la misma.

Raniere operó por más de una década en complicidad con otros nombres que iban desde las herederas de la empresa Seagrams (recién sentenciada una de ellas a 7 años tras las rejas), hasta figuras del espectáculo como Allison Mack, actriz de la serie Smallville y principal acusada del reclutamiento de mujeres, a quienes convencía de entrar en una dinámica de esclavitud y sumisión al servicio de Raniere.

Con Raniere, Mack, Bronfman y otras figuras centrales de la operación de NXIVM se han relacionado varios nombres de las altas élites de poder a nivel mundial, entre los que destacan figuras de la política como Emiliano Salinas (hijo de Carlos Salinas de Gortari), quien ha sido señalado como uno de los líderes de la organización en México al lado del empresario Alejandro Betancourt, con quien se presume ha roto relación a partir de las acusaciones surgidas tras las múltiples denuncias de ex miembros.

Entre esta estirpe de personajes, quizá el apellido Oxenberg no sea tan familiar en nuestro país, sin embargo la historia de India Oxenberg es una más de este entramado de piezas que, al servicio de NXIVM y bajo la manipulación de Raniere y sus cómplices, empoderaron a NXIVM hasta conseguir que su líder se mezclara con empresarios del nivel de Richard Branson, o figuras de la talla del Dalai Lama, quien incluso llego a visitar sus instalaciones en Albany, a las afueras de la Ciudad de Nueva York.

India Oxenberg no solo perteneció a NXIVM, sino que su involucramiento acercó a Raniere hasta las altas esferas de la realeza. Hija de Catherine Oxenberg, India es la nieta de la princesa Isabel Karađorđević de Yugoslavia y el finado Howard Oxenberg. Durante años, desde los 19, India estuvo involucrada en la secta de Raniere, escalando en la estructura de la misma, al mismo tiempo que su madre emprendió una persecución legal y mediática contra NXIVM y sus líderes que eventualmente culminó en múltiples acusaciones que están por enviar a toda esa red de complicidad a prisión.

La historia de las Oxenberg ahora es objeto de estudio a través de Seduced: Inside The NXIVM Cult, la serie documental que no solo examina el caso NXIVM de viva voz de quienes estuvieron durante años en sus fauces, sino también de especialistas en temas como la psicología, la mente criminal, las psicopatías, las sectas y más.

La experiencia de India cerca de Raniere, quien se ha revelado ahora a través de videos testimoniales antes clasificados sostenía un discurso de manipulación en pro de la pederastia y la violación sexual, es contada en Seduced desde el punto de vista de India y su madre.

Platicamos al respecto con ambas, quienes no solo buscan denunciar a Raniere sino también aportar a la discusión sobre estos temas a través de la serie que ya puede verse a través del canal y la plataforma de STARZPlay Latinoamérica.


¿En qué momento se percataron de que estaban en medio de una situación cuya escala era ya más grande de lo que jamás imaginaron?


India Oxenberg: Demasiado tarde, si me lo preguntas. Yo seguía en Albany y me preguntaba por qué tanto alboroto. Pensé que mi mamá estaba volviéndose loca. La veía en la televisión y no entendía. Yo ya había tocado fondo en el pozo del adoctrinamiento. Tanto que ni siquiera me di cuenta de que me estaban utilizando. No fue sino hasta que salí de ahí que noté cómo se trataba de un asunto que iba más allá de mí y lo que estaba viviendo. Porque existen muchas mujeres, y hombres también, que viven en relaciones abusivas y de coerción. Sentí la necesidad de alzar la voz porque son muchas las similitudes entre lo que viví durante mi estadía en NXIVM y lo que muchas personas atraviesan en sus propios hogares.

¿Para ti cuál fue el sentimiento al enterarte que tu madre estaba planeando sacarte de ahí? Porque estabas muy involucrada con esta secta, pero también es difícil desconfiar de las buenas intenciones que pueden tener nuestros seres queridos…

IO: Eso fue probablemente lo más duro con lo que tuve que lidiar porque cuando seguía adentro me bombardeaban de información, sobre todo los miembros de más alto rango en la organización. Gente como Claire Bronfman, Nancy Salzman, Allison Mack y el propio Keith Raniere me decían que mi mamá era una psicópata que solo quería lastimarme y dañar a la organización. Pero yo tenía claro que se trataba de la mujer que me crio. Entonces siempre hubo algo dentro de mí que se preguntaba si lo que me decían era real. Lo que yo pensaba era que quizá ella solo estaba confundida, que había algo que no entendía pero, una vez que se lo pudiera explicar, todo esto terminaría. Pero también estaba muy molesta y me sentía traicionada de que me estuviera exponiendo sin mi consentimiento. Fueron tiempos muy complicados y estresantes. Pero lo que ahora sé es que soy mucho más resiliente de lo que era antes, y que ese amor que ella tiene hacia mí terminó abriéndome los ojos sobre lo que me estaba pasando. Así es que decidí que lo mejor era analizar y entender cómo llegué a ese punto para ayudar a que más personas lo eviten a tiempo.

 

Veo que India es productora ejecutiva de esta serie. ¿Por qué tú no te involucraste de esa forma en este proyecto, Catherine?

Catherine Oxenberg: Sentí que yo ya había contado su historia demasiado. Le quise dejar el control total de la narrativa porque ella lo vivió de una manera diferente.

IO: Me dejó la oportunidad de dar mi versión de los hechos. Porque de todas formas solemos trabajar juntas en muchos otros proyectos.

Pero, aunque ya han contado muchas veces esta experiencia, creo que nunca antes como lo hacen aquí. Porque esta vez se apoyan mucho en especialistas alrededor de los temas que atraviesa su historia, aunque ahora vistos desde afuera y con todas las cartas en la mesa.

CO: Aún así, cada paso que dimos regresando a contar esta historia fue una pesadilla…

 

IO: Apenas hace un momento, antes de empezar a platicar contigo, mi mamá me dijo: “Ya quiero que todo esto se termine”. Creo que después tendrá que tomar sus medicamentos.

CO: Hablábamos de resiliencia y sinceramente ya no sé cuánto me queda de eso. Cada paso que dimos y cada recuerdo que revivimos fue muy doloroso. Es el reto más difícil que he tenido que sortear en toda mi vida. Porque pasé años negándome a la idea de perder a mi hija. Eso es lo que me aterraba. Porque a eso debes sumarle todas las amenazas que recibí, incluso desde las oficinas de NXIVM en México recibí demandas por difamación, donde me además me decían que si se enteraban que pisaba la Ciudad de México me dispararían. El discurso de estas personas era muy violento y atemorizante. Por eso me alivia mucho saber que en unas semanas se dictará sentencia a Keith Raniere y que podrían darle una condena que lo mande a prisión de por vida. No hubo un solo momento de esta lucha, desde acercarme a denunciar en los medios y exponer la vida de India, nada de eso se sentía bien. Pero sinceramente empecé a sentirme mejor cuando estas personas empezaron a ir a prisión. Y ni siquiera así, porque me seguía faltando mi hija, que aún no estaba a mi lado mientras todos estos individuos empezaban a caer. Apenas ahora empiezo a sentir confianza y a convencerme de que todo mejorará. Fueron muchísimos años.

En uno de los primeros episodios dices que tienes mucho remordimiento, pues tú le presentaste NXIVM a India sin saber lo que implicaría más adelante formar parte activa de la organización…

IO: No, no. Usemos las palabras correctas. Es una secta.

Claro, llamémosle secta. Y teniendo eso en cuenta, ¿cuál sería la primera señal de alarma para una madre o un padre cuya hija pudiera estarse metiendo en algo similar?

 

CO: Es que no solo se reduce a las sectas como tal. Pueden ser grupos de auto ayuda, de superación personal, apoyo emocional o incluso religiones. La primera alarma se puede ver desde el trato. Estos grupos que buscan adoctrinar para servir a otros fines suelen ser excesivamente amables. Te bombardean de amor. Te hacen sentir especial y constantemente te adulan. Después viene la parte en la que empiezan a exprimirte, te quitan tu tiempo y tu dinero a la menor provocación para así empezar a controlarte e ir alejándote de tus seres queridos hasta que definitivamente rompen ese lazo familiar. Es entonces que, ya lejos de tu seno familiar, te hacen sentir que formas parte de algo especial y de esa manera te convencen de servirles, normalmente para reclutar a más personas.

 

IO: Se especializan en hacerte sentir que todo lo que haces te beneficia a ti y a un bien común. Pero la realidad es que son solamente esas personas quienes están capitalizando con manipularte. Así que yo diría que otra señal de alarma es cuando estás dejando tu vida en algo que no te da recompensas directas. Y siempre encontrarán la manera de mantenerte ahí. Porque incluso cuando mi mamá dejó de apoyarme en lo económico, empezaron a explotarme con trabajo, subiéndome de rango y así exigiendo más de mi tiempo. Lo tramposo es que te hacen creer que estás sirviendo a que más personas se superen. Y aunque sí hay momentos o acciones que llevan a eso, son las menos. Entonces es muy duro darse cuenta que trabajaste años para el beneficio de Keith, porque es un depredador, un pedófilo y un criminal. Solo por eso, cualquier logro que haya tenido en NXIVM está manchado.

CO: El problema con atravesar estas situaciones radica en que la gente no habla por miedo y por vergüenza.

IO: Yo vivía preocupada de qué pensarían de mí. Por eso es importante contar mi historia, para que cada vez sean menos las personas que se sientan vistas con desdén o inferioridad por parte de los demás. Porque te van a juzgar y será duro, ya que nadie necesita más reprobación o más odio proveniente de nadie que no entienda por lo que pasó. No es sencillo y se vale tener miedo pero es más importante decir la verdad.

CO: La gente debe saber que existen este tipo de personas, depredadores y abusivos. Y que no solamente están en posiciones de poder o autoridad a gran escala. Hay depredadores que pueden formar parte de nuestra familia o ser los maestros de nuestros hijos. Es difícil identificar a gente que piensa u opera de esa forma porque no todas las personas lo hacemos igual. Por eso es relevante una serie como Seduced, ya que nos ayuda a identificar y ser precavidas respecto a quienes nos rodean para protegernos.

Hablando de prejuicios y enfrentar la vida pública después de algo así. Ya sea durante la estancia de India en NXIVM o fuera de ella, una vez que el panorama fue más claro respecto al error y el riesgo que estar ahí representaban, ¿cómo lidiaron con el hecho de que ahora la gente les podría juzgar por ello?

 

IO: Eso fue lo peor. Yo me moría de miedo, pero no de la gente de afuera, sino de la propia gente dentro de NXIVM. Porque constantemente me decían que abandonarlos sería una traición y que, de hacerlo, yo era persona de mierda que no tenía la fortaleza de seguir su camino. Entonces yo dudaba y vivía en un dilema, porque quería ser una persona leal. Había gente allá adentro con la que estuve muy involucrada, con quienes tuve una relación muy cercana durante siete años. Además, ya fuera de NXIVM, tampoco fue sencillo enfrentarme a la opinión pública. De repente había miles de personas que no conozco ni me conocen opinando sobre lo más íntimo de mi vida. Desde la gente en los medios hasta los trolls de internet. Era insoportable hacer una búsqueda en internet con mi nombre porque la gente que opinaba siempre venía de haber leído artículos en los que se referían a mí como “la chica de la secta” o “la esclava sexual”. Estaba acorralada por donde lo veas.

 

Sin duda se trata de una experiencia aterradora y desgastante emocionalmente. ¿Dirían que hay algún lado positivo de todo esto? ¿Alguna enseñanza que les haya dejado más allá del lado oscuro de la humanidad?

 

CO: Por supuesto. La gran lección es que cuando estás del lado correcto, el amor y la verdad son capaces de derribar lo que sea.



Últimas noticias