Recorte a apoyos hará más difícil el camino a jóvenes cineastas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Levantar un proyecto y estrenar sus cintas son las batallas que libran los cineastas.

Edgar Nito, José María Yazpik, David Zonana, Carlos Lenin y Axel Muñoz Barba, postulados al Premio Ariel por sus operas primas, conversaron sobre el proceso creativo de sus películas Huachicolero, Polvo, Mano de obra, La paloma y el lobo y Noches de julio, de manera respectiva. El galardón será entregado en una ceremonia que se realizará el 27 de septiembre.

Los directores reflexionaron acerca del recorte presupuestal y la extinción de los fondos de apoyo a creadores.

Yazpik lamentó: Hemos luchado contra los recortes cada sexenio desde que existen estos fondos. Los que están en el poder, lo primero que quieren atacar y disminuir es la cultura, porque es lo que sensibiliza a la gente y, al parecer, los gobernantes no desean justamente eso. El sector nunca ha sido una prioridad y hay que seguir batallando, sobre todo en este sexenio en el que parece un mantra, que lo primero con lo que hay que acabar es con la cultura. Sin esos apoyos sería catastrófico el cine nacional.

Estos recortes, señaló Lenin, van a hacer más difícil el camino que tendrán que andar los jóvenes cineastas; los recortes a la cultura, en general, son lamentables; entiendo la crisis, pero no se puede construir un país con aspiraciones democráticas si no hay espacios culturales, voces, diálogos yarte.

Asuntos diversos

Acerca de los largometrajes postulados, los realizadores coincidieron en que son de temáticas diversas, como en el caso de Edgar Nito, quien develó un tema poco conocido: el huachicol. Fue muy interesante, porque gracias al desconocimiento sobre el tema en ese momento, generó el interés de quienes participaron en la película, que se produjo con pocos recursos y es independiente, explicó el director.

Destacó que fue de gran ayuda la aplicación de fondos de apoyo para la posproducción de la cinta, la cual prevé estrenar de manera digital a finales de año en Estados Unidos.

David Zonana comentó que realizar una opera prima implica dificultades: Tienes que picar piedra y el esfuerzo es más grande; por suerte tenía experiencia en producción, lo cual me sirvió mucho; también los fondos para los creadores me ayudaron y sería triste que la oportunidad de acceder a ellos se cortara para las nuevas voces.

En su oportunidad, Yazpik sostuvo que el Premio Ariel lo ve como una celebración para los creadores, intérpretes y productores que mantenemos esta industria viva; ojalá en un futuro estar nominado o ganar el galardón represente más visibilidad en el público.

Sin ayuda, imposible levantar una cinta

Para Polvo, la cual logró estrenarse antes de la emergencia sanitaria, también tuvimos que aplicar al Fidecine, para acceder al dinero y realizarla; afortunadamente tenía experiencia en producción y actuación, pero coincido en que sin los apoyos es imposible levantar una película, ya sea mediana o chica, porque el gasto es tremendo.

Carlos Lenin, con su cinta La paloma y el lobo, sabe que las batallas se sostienen en las salas y en sus procesos de exhibición, pero hay otras, a las cuales no renunciamos, como son las de retratar el nivel de diversidad, de distintas personas y poblaciones de nuestro vasto y complejo país. Es importante pelear por estar en las salas y espero tener el estreno comercial en noviembre.

La ceremonia de los Arieles se realizará el 27 de septiembre en formato virtual, a través de la página (FestivalOpen!) https://rumboalariel.amacc. El público podrá ver gratis 29 películas (18 largometrajes y 11 cortometrajes) de las 46 postuladas a la edición 62 del Ariel, del 10 de septiembre al día de la ceremonia.

 

Últimas noticias