Somos muy transparentes; dejamos que los fans sean parte de nuestro viaje: Metallica

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Lars Ulrich ha tenido dos sueños frecuentes. En uno trata de alcanzar su batería, pero el banco está muy lejos y sus baquetas son de plástico. En el otro, el cofundador de Metallica se encuentra en la cima de un rascacielos que se tambalea de atrás hacia adelante, y él se aferra a la vida.

Ambos sueños han sido hablados con sus compañeros de banda, con quienes Ulrich se reúne de forma virtual cada semana. También discuten sus proyectos, como el de su álbum más reciente, S&M2, que fue grabado en vivo el año pasado con la orquesta sinfónica de San Francisco, y que salió a la luz el sábado.

Mientras el Covid-19 ponía a la industria musical en pausa, Metallica ya lidiaba con retrasos. En septiembre del año pasado, la banda anunció la postergación de su gira por Australia y Nueva Zelanda debido a que James Hetfield había vuelto a rehabilitación por adicción.

No me quejo, asegura Lars Ulrich a The Independent sobre su experiencia durante la pandemia. Que sus dos hijos mayores se hayan mudado con él, lo considera “un regalo inesperado en estos tiempos oscuros. Tengo esta sensación de euforia cuando vuelven a casa. Después pienso: ‘mierda, ¿soy más viejo de lo que creo?’”

Es consciente de lo difícil que es para las generaciones más jóvenes ver más allá del Covid-19, a un futuro en el que el entretenimiento en vivo, el trabajo y socializar sean posibles una vez más. Estos niños se toman la cuarentena muy en serio

Buen momento para moverse hacia adelante

El bajista Robert Trujillo, en otra llamada, revela que ha aprendido a cocinar para su familia. Honestamente, antes de esta pandemia, nunca hubiera dicho eso, admite riendo. No sé. Hay mucho espacio para crecer. Es buen momento para darte cuenta de lo que quieres hacer, moverse hacia adelante en lugar de hacia atrás.

El próximo año Metallica cumplirá 40 años desde que se formó en Los Ángeles, en 1981, un logro que pocas bandas pueden presumir. Sobrevivió a pérdidas, como la muerte de su bajista Cliff Burton en 1986, y varios cambios de alineación. Después de 10 discos de estudio, giras por el mundo, premios y un lugar en el salón de la fama del Rocanrol, además de matrimonios, niños, divorcios y más matrimonio, los metaleros siguen probando nuevas cosas.

Les ha costado mucho trabajo y la banda sigue teniendo sus altibajos. Algunos se pueden ver en el documental Some Kind of Monster en el que el grupo estaba tan fracturado que su mánager los envió a un entrenamiento de mejora de rendimiento para resolverlo. Somos muy transparentes en dejar que los fans sean parte de nuestro viaje, indica Ulrich.

Somos un equipo que experimenta, señala Trujillo, quien remplazó al bajista Jason Newsted después de su renuncia en 2003. Como individuos somos muy diferentes, pero somos familia y siempre tratamos de entendernos. Recuerda que su introducción a la banda fue complicada, estaba cazando el repertorio cada presentación, porque no sabía lo que yo iba a tocar. No puedes ser sólo un buen músico y unirte a Metallica. Ser capaz de tener una relación con diferentes personalidades es vital

Cualquier cosa podría pasar

Para una banda cuya actitud en sus conciertos es la de cualquier cosa podría pasar, trabajar con una orquesta fue un reto. Nos conocemos lo suficientemente bien como para que cuando algo se descarrile podamos arreglarlo. Sin embargo, cuando eso pasa con tanta gente se puede volver toda una carambola; como banda amamos salir de nuestras zonas de confort, dice Ulrich.

El metal y la música de academia podrían parecer una mezcla inusual, pero S&M2 no es el primer contacto de la banda con el género. La primera vez que tocó con una orquesta fue en 1999, persuadida por el compositor Michael Kamen.

Aunque disfruta de vivir en Estados Unidos, conforme envejece, Ulrich se ha sentido cada vez más atraído por Dinamarca, su país natal. Siento que tengo una conexión más profunda con el lugar de donde vine conforme envejezco y creo que el tiempo que me queda me gustaría pasar más de mi tiempo ahí.

A pesar de que Metallica suele eludir la política, su música provee a sus seguidores de un canal para manifestar su furia, miedo e incertidumbre, pero también la esperanza en el futuro. “Hay tanta gente escogiendo la violencia y la división ahora –opina Trujillo–; siento que todos están muy heridos, como si estuvieran disparando en una pelea”.

El baterista comparte una visión similar, haciendo alusión a uno de sus conciertos. Tocamos en Abu Dabi algunas veces, y ahí había tal vez 50 mil personas que eran de Irán, Irak, Arabia Saudita, Líbano... seguidores increíbles cuyas naciones no se llevan particularmente bien, pero dentro del lugar, aquellos fans, agarrados de las manos y abrazados comparten una experiencia musical colectiva, relata Ulrich.

S&M2 ya se encuentra disponible en formato físico y digital. Metallica también estrenó el video en vivo de No Leaf Clover, incluida en el disco.

 

Tags

Metallica

Últimas noticias