Migración, causas y efectos, en la Semana de Cine Alemán

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Semana de Cine Alemán ofrece 12 ventanas virtuales para asomarse y descubrir historias de la actualidad germana.

En su edición 19, este ciclo programa películas de producción reciente, las cuales han sido exhibidas en festivales como la Berlinale, que ahora se mostrarán, por la contingencia sanitaria, de forma gratuita a través del portal FilminLatino en toda la República mexicana.

En su gran mayoría, son largometrajes de jóvenes directoras y directores, que ofrecen sus operas primas o segundos trabajos, destaca Jenny Mügel, quien está a cargo de la organización y realización de este ciclo.

Los organizadores pensaban primero que en junio ya habría terminado la pandemia y que la semana se realizaría, como cada año, en la Cineteca Nacional y en una gira por el interior del país. No fue así. Creyeron también en hacer un híbrido, es decir, proyectarlas en streaming y en físico, pero las condiciones les hicieron negociar con los distribuidores de las películas y proponer toda la exhibición por Internet, de todos modos ya conviven las dos formas, asegura a La Jornada Mügel, quien muestra su lado positivo al comentar que también “es fantástico, porque, por ahora, por la web pueden ver el ciclo más personas… ojalá podamos sacar lo mejor de estaexperiencia”.

Porque, recuerda, en ocasiones la gente no puede ir a la Cineteca o a las salas, aunque haya gira del ciclo. En las ciudades o pueblos a los que no hemos llegado con nuestras historias, ahora podemos hacerlo.

El ciclo es, como siempre, un abanico de lo que se está haciendo en el cine alemán.

Algunos de los filmes

Acerca de la programación, comenta algunas cintas.

A 30 años de la reunificación alemana, el documental Progreso en el valle de los despistados junta a ex trabajadores de la fábrica Fortschritt (Progreso) con jóvenes refugiados sirios que están alojados en las ruinas de la empresa y se ven confrontados con semanales manifestaciones xenófobas. Bajo la mirada crítica del director Florian Kunert, se deconstruyen los hechos del documental con humor y melancolía.

La ficción Rebelde por accidente, de Randa Chahoud, se centra en la historia de un estudiante, que cinco años después de haber llegado de Siria parece muy instalado en su nueva realidad alemana. Sin embargo, cuando pierde contacto con su hermano, quien se unió a las fuerzas rebeldes contra el régimen de Assad, se lanza desesperadamente a su búsqueda.

Para el público joven, la directora Sarah Winkenstette explora en Demasiado lejos lo que significa ser extraño para dos niños: Ben, quien tuvo que dejar su pueblo natal en Alemania y se siente fuera de lugar en su nuevo hogar, la nueva escuela y el club de futbol, y Tariq, a quien conoce ahí y que fue igualmente desplazado de su lugar de origen, pero en este caso de Siria.

Este título se integrará al acervo fílmico del Instituto Goethe en el transcurso de este año y estará disponible para cine clubes e instituciones de educación pública, al igual que las películas Vale la palabra dicha, de Ilker Catak; Mi final. Tu comienzo, de Mariko Minoguchi; Coup, de Sven Hill, y Cleo, de Erik Schmitt, así como los documentales 800 veces solitario. Un día con el cineasta Edgar Reitz, de Anne Hepp, y En el nombre de Sherezada o el primer biergarten en Teherán, de Narges Kalhor.

Jenny Mügel subraya la más reciente película de Caroline Link (única directora alemana premiada con un Óscar por En algún lugar de África), Cuando Hitler robó el conejo rosa, inspirada en la novela homónima de Judith Kerr. 

Unen esfuerzos con festivales mexicanos

Enfatizó sobre una temática constante en los trabajos que se exhibirán: la migración, sus causas y efectos, así como el impacto en la sociedad alemana y en losrefugiados.

Al margen de estas exhibiciones, la Semana de Cine Alemán unirá esfuerzos con festivales mexicanos y presentará varias de las películas a lo largo del año. Esperan que después de las funciones en los festivales y, en conjunto con la Cineteca Nacional, sea posible proyectar algunas cintas en ese recinto.

Para Rudolf de Baey, director del Instituto Goethe, es benéfico llevar estas historias a nuevos espacios de proyección, como las plataformas. Para el Patronato es una gran alegría pues, pese al distanciamiento social, en esta ocasión podemos acercarnos a través del cine, pues independientemente de lo que estamos viviendo, no hay otro arte que logre aproximarnos los unos con los otros, como éste, destaca.

La Semana de Cine Alemán, organizada por el Instituto Goethe de México, se efectuará del 4 al 16 de agosto por FilminLatino.

Últimas noticias