En 'Todo lo que está a mi lado' “el escenario es una cama”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Lunes 27 de julio de 2020. Todo lo que está a mi lado es un performance e intervención urbana estrenada hace ocho años con 30 elencos en todo el mundo. Cerca de 300 actrices lo han interpretado en más de 10 idiomas y se ha montado en explanadas, afuera de museos, puentes, en medio de un lago..., pero la manera más extraña se llevará a cabo estos días, por Internet.

En la dinámica habitual de este performance se colocan algunas camas. En cada una hay una actriz que dice un mismo texto a un único espectador que decide acostarse a su lado. Las líneas remiten a una experiencia de Fernando Rubio, el autor, cuando era niño. En la introducción se habla del primer momento en que esa persona se quedó sola; viene un silencio largo para que ese otro escuche y detone pensamientos, emociones, debajo de la sábana blanca junto a la actriz, comenta el director, dramaturgo y performer argentino, quien ha montado sus trabajos en diversos festivales internacionales de teatro.

Todo lo que está a mi lado son 15 minutos de terapia teatral.

La obra nace después de un sueño, describe Rubio, quien ofrece con esta propuesta una mirada actual del mundo.

El multipremiado teatrero dijo una vez que la obra se hizo con el recuerdo olvidado de una historia de la infancia, una historia alojada en algún lugar de la mente y el cuerpo durante 25 años. Ese espacio concreto e imaginario da forma a un nuevo pensamiento estético sobre la intimidad, el movimiento sutil, las derivas de la memoria, el vínculo con los otros, nuestra presencia en el tiempo y la extraña forma que tenemos de habitar espacios afectivos en relación con lo desconocido.

Todo lo que está a mi lado reúne ahora a sus 30 elencos en todo el mundo en una plataforma web. Actrices de América Latina, Europa y Asia, que formaron parte del proyecto entre 2012 y 2020, participarán para vivir la obra en tiempo real.

Esta vez, cada una, desde su cama y en su ciudad, y cada participante desde su propio lecho, se encontrarán en una experiencia única, a través de dispositivos electrónicos conectados a Internet (celular, tablet o computadora) en tiempo real.

Por México, participarán Mercedes Hernández, Karina Díaz, Regina Flores Ribot y Stefanie Weiss.

El trabajo se propone una expansión estética y la posibilidad de viralizar aún más el proyecto, así como generar las herramientas para seguir comunicando su potencial presencial y posibles nuevas presentaciones en el futuro.

Olvidar que hay una cámara

Mercedes Hernández cree en esas nuevas posibilidades y comenta a La Jornada: “La pandemia no puede detener la creatividad. Por streaming, vamos a intentar acercarnos al público. Vamos a hacer que se nos olvide que hay una cámara o un micrófono.

El escenario es la cama. Es un intento por borrar las fronteras, en este caso, la del espacio y de la propia realidad. No es cine ni teatro, sino la intervención de esta realidad que nos toca vivir.

El montaje es, para Hernández, un ejercicio de generosidad, tanto del espectador como de la actriz. Es invitar a la audiencia a que venga a tu cama. Cuando lo hacíamos en tiempo real, cada espectador entraba al lecho de la intérprete, es decir, a la levedad del cuerpo, del aliento, de la mirada y de los ojos; a un acercamiento que hacía hasta temblar a uno que otro espectador.

Agrega: no es cuerpo con cuerpo, pero sí un directo con una actriz vibrando con su pijama, con su rostro, sus sentimientos, así como con su sensación de vacío y soledad. También, con la esperanza de volver a estar juntos un día y compartir el aliento.

Esta experiencia, por una vía digital, proporciona otros temas a las integrantes del elenco nacional, como en el caso de parientes que, por la dificultad de la distancia no pueden asistir a los montajes, ahora con un clic estarán cerca.

Las instrucciones para meterse en la cama con las intérpretes son hacer una reservación y confirmarla dos días antes de la función, también, el día y el horario de ésta, buscar una cama o lugar en el que se pueda recostar, estar tranquilo sin ruidos ni distracciones, así como disfrutar del histrionismo íntimo.

La dramaturgia y dirección de Todo lo que está a mi lado es de Fernando Rubio. El diseño gráfico y web es de Santiago Pianca. La producción general y distribución internacional de Cecilia Kuska y la producción ejecutiva en México de Montserrat Cattaneo.

Las funciones son los miércoles y domingos del 5 al 23 de agosto, a las 19 y 20 horas. Los accesos están disponibles en Boletopolis.

Para saber más sobre este proyecto se invita a consultar www.todoloqueestaamilado.com; Instagram: @todoloqueestaamilado.ok Entradas para ver elencos de otros países: www.todoloqueestaamilado.com

Últimas noticias