El cubano‘ Charro dorado’ es un declarado defensor de la música ranchera

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Desde muy joven, en su natal Cuba, Luis Alberto Fernández, escuchó la música ranchera. Ésta llegó a la Isla de la Juventud, gracias al cine, en el que figuraron exponentes como Pedro Infante, Jorge Negrete o Vicente Fernández.

Fernández, El charro dorado, reside en Miami desde hace 10 años, desde donde maneja su carrera y lanzará, en unas semanas, su tercer álbum, Luis Alberto Fernández 2020, en el cual incluye 12 canciones con las que busca llegar a sus seguidores en varios puntos del continente.

El intérprete, de 32 años, contó cómo surgió su gusto por el género vernáculo, el cual se ha convertido en eje de su carrera. Cuando llegó a Cuba el cine mexicano de la Época de Oro, mi papá se hizo gran fanático de la música ranchera; antes de mi nacimiento, él ya tocaba la guitarra y cantaba. En mi casa siempre se escuchó este género; de hecho, yo pensaba que era mi música.

A los ocho años, prosiguió, comencé a aprenderme las canciones de José Alfredo Jiménez, Pedro Infante y Vicente Fernández; después empecé a escribir mis propios temas y, a los 15 debuté musicalmente como charro en Cuba.

Poco tiempo después, Luis Alberto Fernández llevó la música mexicana a Rusia, Italia, Francia y diversas ciudades de Estados Unidos. Ahora, aseguró, reafirma su condición de intérprete con temas como Azufre en las venas, Ojalá y su estreno como cantautor en Por si te falta algo en la cama, canción que estrenó en Colombia y se encuentra en los primeros lugares de popularidad en varias ciudades.

Con este tema de ficción, el cantautor ha sido tomado en cuenta para cinco categorías en la edición de este año del Grammy Latino –cuatro musicales y una en video–; además, prepara su nuevo videoclip Derrotas ajenas, también de su autoría, con el cual reafirma su condición de cantante ranchero y de compositor que escribe sobre lo que me rodea o de asuntos que me vienen a la cabeza.

Al concluir esa grabación, Fernández espera comenzar una gira por Colombia, además de otras ciudades del continente, incluida la capital de México. El recorrido quedó pendiente debido al impacto de la pandemia del Covid-19 y el cierre de fronteras.

Lo cierto, afirmó, es que soy un charro equivocado nacido en Cuba, pero el público, desde que lancé mis primeras producciones, siempre me ha arropado.

Por ejemplo, recordó, con Azufre en las venas, de la cubana Nancy Castro, fue su gran principio profesional el cual le sirvió para mostrarse y ser aplaudido por el público y celebridades en México y Estados Unidos, incluida la televisión, que también lo acogió para participar en reality shows.

Todavía existimos artistas que defendemos la tradición mexicana a capa y espada; incluso, en contra de la industria y la radio mexicanas que no apoyan su propia música, pese a que es lo que identifica a esta nación a escala internacional. Vestirse de charro es vestirse de México, puntualizó Luis Alberto Fernández, El charro dorado

Últimas noticias