Falta de libertad y censura, el virus más longevo con el que se ha batallado: Orishas

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Hace más de 20 años, Orishas irrumpió irreverente con letras de contenido social en su mezcla cubanísima de hip-hop, son, rumba y guaguancó.

Con sonido y ritmo diferentes, la banda fue ganando espacios en escenarios alrededor del mundo a la vez que enarbolaba un canto de libertad y defensa del pueblo cubano. Se convirtió en embajadora de los problemas que hay en Cuba, pero no damos una visión errónea al mundo ni exageramos ni quitamos, señaló una vez a este diario.

Ahora, a pesar de la crisis mundial por la pandemia de Covid-19, la banda está convencida de que existe un virus más longevo con el que se ha batallado en todas épocas y lugares: la falta de libertad y la censura por opinar, hablar o expresarse. Éste sí es el grave problema de la humanidad.

Yotuel Romero, integrante y fundador de la agrupación cubana, explicó a La Jornada: es cierto que todo se ha complicado por la pandemia, pero es más dura la censura; es triste cuando tu país intenta callarte porque estás del lado del pueblo, de sentir, solidarizarte con el que sufre.

En el caso del Covid-19, es algo que nos ha tocado a todos; se espera hallar una vacuna. En realidad no se sabe por qué ocurrió y hay que afrontar esta situación, pero el virus contra la libertad es el que preocupa no sólo a Cuba, sino al mundo entero, porque va contra los derechos humanos.

Lo anterior es una reflexión de Romero a propósito del sencillo que acaban de lanzar, titulado Ámame como soy yo, en colaboración con la cantautora Beatriz Luengo, Pablo Milanés y el violinista Ara Malikian.

El músico explicó: “es una canción autobiográfica surgida tras la censura y el ataque mediático del gobierno cubano provocado por el anterior tema Ojalá pase, el cual se convirtió en un himno para el pueblo debido a la veracidad con la que, una vez más, se rapeó una crónica sobre la isla. Tanto fue su impacto, que quisieron silenciarla consiguiendo bajarla de todas las plataformas digitales”.

Respuesta a la persecución...

Ámame como soy yo, prosiguió, es un grito a la libertad, de amarnos como somos, de que nos quieran y no intenten cambiarnos.

Luego del linchamiento mediático que el gobierno hizo con Orishas, nos sentimos con la obligación de reinvidicar nuestro derecho, como ciudadanos, de criticar, hablar cuando hay injusticias y denunciar cuando algo está mal o nos preocupa. Este sencillo refleja nuestro sentir, con la idea de que hay que respetar para ser respetados. Es una respuesta contundente a la persecución, la censura y la difamación, así como a la necesidad de que nos queramos a pesar de nuestras diferencias de pensamiento.

La historia de Orishas inició en Francia en 1999, con su disco debut A lo Cubano, un referente que luego fue inspiración de otras agrupaciones en el mundo, que los catapultó en la escena. En discos como Emigrante, El kilo y Cosita buena dejaron claro que el grupo atizaba con letras de contenido social un fuego que los años no han podido apagar.

Romero sostuvo: “una de nuestras misiones es poner a la gente a reflexionar con nuestras canciones, que se nutra de una realidad que no se publica en las revistas de turismo, que sólo se conoce cuando uno va a la Cuba underground, ahí donde muchas personas no llegan; incluso sucede en México, pues los turistas luego se quedan nada más en el taco al pastor y en las playas de Cancún”.

Orishas ha ganado dos Grammys, además de un Grammy Latino por la canción Pa’l Norte en colaboración con Calle 13. Continúa haciendo buena música, la cual es su pasión y meta.

Hace un tiempo comentaron: tenemos demasiado amor por la música. No nos gusta el negocio en el que se ha convertido la popular. Somos a la antigua: nos encanta cantar en un escenario y enamorar a nuestro público, conquistarlo.

Incluso, precisó Yotuel, se ha atribuido el gusto que se genera entre el público al nombre de la banda. Pensábamos que al usar orishas (los dioses afrocubanos) íbamos a profanar, que iban a disgustarse los creyentes, pero pasó lo contrario, porque Orishas es lo que los jóvenes cubanos querían escuchar desde hace tiempo.

Si se hubiera usado este nombre para hacer música basura no sirve; pero si es algo que responde a la juventud, que le canta a los orishas, es impulsarlo a lo máximo, es mi religión.

La banda va por ese camino de hacer canciones que lleguen a las personas, que te comprometan y hagan sentir algo que te alimente el corazón; ésa es la dirección que lleva actualmente Orishas, puntualizó Yotuel Romero.

 

Tags

Orishas

Últimas noticias