Eliminar apoyo al cine es entregar la mente de los mexicanos a los gringos

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Luego de la iniciativa de ley presentada por el grupo parlamentario Movimiento Regeneración Nacional, la cual deroga, entre otros, el artículo relativo al Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), Víctor Ugalde sostuvo: La Secretaría de Hacienda, de manera histórica, siempre ha agredido las políticas públicas cinematográficas.

Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico y miembro del grupo de Estudios de Economía y Cultura, dijo que cada año esta dependencia “siempre ha mandado presupuestos restrictivos; vivimos un momento de democracia –de 2000 a 2012– que se logró porque teníamos un poder Ejecutivo acotado por el Legislativo; además se impulsó la cultura. De hecho, si se analizan los anuarios del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), los presupuestos crecieron de cero hasta llegar al top, en 2012”.

El miércoles se encendió de nuevo la alarma en el sector cinematográfico, justo un día después de que María Novaro, titular de Imcine, aseguró que seguirían entregándose los recursos comprometidos tras la incertidumbre generada por el decreto presidencial del pasado 2 de abril sobre la extinción de fideicomisos.

Esta situación, explicó Novaro propició un arduo trabajo legal y administrativo que permitió recurrir a la herramienta jurídica, de unificar Foprocine y Fidecine.

En este sentido, para Ugalde, el movimiento de Morena proviene de la presión ejercida por la Secretaría de Hacienda para ejecutar la extinción de Fidecine, pero tienen un doble discurso.

Por una parte hablan con Novaro y Alejandra Frausto (titular de la Secretaría de Cultura) sobre el decreto del 19 de noviembre y dicen que hay reglas, las cuales se deben seguir; hay un resultado y, ahora con esta iniciativa violan la primera negociación que fue desaparecer Foprocine por acusaciones falsas. Es decir, pese a lo que dice, siempre se auditan todas las películas; además, en las juntas está presente un miembro de la Función Pública y otro del órgano Interno de Control; si pasa algo y ellos no lo sancionan es problema de ellos.

En realidad, prosiguió, si vieran los resultados se sorprenderían; por ejemplo, entre los dos fideicomisos y el estímulo fiscal se impulsaron 119 películas; pero ahora, con el decreto de eliminar Fidecine y Foprocine, nos va a llevar al desempleo y a entregarle la mente de los mexicanos a los gringos; tampoco funciona para la reactivación económica porque nos convierte en exportadores de regalías y en ciudadanos colonizados. En todo eso, pega un decreto de cancelación de fideicomisos.

Ahora, continuó Ugalde, ya reaccionaron varios grupos de la comunidad que se organizaron y sumaron a esta lucha. Por eso hoy (jueves) nos reunimos con el diputado Sergio Mayer para hablar al respecto; le comenta-mos que llevamos un año en diálogo, que queremos actualizar la ley en beneficio del cine mexicano y nos salen con ésto; a lo cual nos respondió que buscará no se extinga y nos concertó una cita con Mario Delgado, que podría ser la tarde-noche de este jueves.

Sobre el cúmulo de inquietudes, Ugalde descartó que ésta situación derive en la desaparición de Imcine. Lo preocupante no es la desaparición del instituto, sino el dinero que hace posible que este funcione. Cabe recordar que nació en 1983 y hasta 2000 tuvo una producción risible para el tamaño del país que tenemos; se producían entre seis y 10 películas por año y lo demás era inversión privada.

Incluso, descartó que siempre se beneficie con apoyos a los mismos productores, porque 50 por ciento de los apoyos de Imcine son para jóvenes desconocidos y óperas primas.

Desde hace unos años, aseguró, la producción se incrementó pese a los recortes presupuestales, aunque nuestro talón de Áquiles son la falta de exhibición en pantallas, en televisión y en plataformas. En eso estábamos, cuando algunos legisladores, mandan, encabezados por el líder de bancada, esta iniciativa, donde sin más explicaciones buscan eliminar Fidecine, el cual siempre ha molestado al Poder Ejecutivo porque tiene 75 por ciento de participación ciudadana y ha impedido, en otras ocasiones, intentos de abuso.

De nueva cuenta, en lugar de seguir apoyando una política exitosa, como si fuéramos cangrejos, empiezan a boicotearla.

Todo esto, puntualizó Ugalde, no ayuda al Presidente, quien quiere administrar al país y tiene ideas, pero sus equipos, por falta de coordinación, crean ruidos innecesarios; Andrés Manuel López Obrador está en medio de una batalla mediática, y con ésto parecería que la Secretaría de Hacienda es contraria

Últimas noticias