Imcine garantiza apoyos que se ajustan a medidas de austeridad

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), ofreció una charla vía Facebook Live en la que respondió a las preguntas en torno a las preocupaciones relacionadas con el recorte de recursos y apoyos a la producción. Es un año difícil y de cambios, comentó.

Gracias a la prórroga legal que se obtuvo el 30 de abril, luego del decreto presidencial de extinción de fideicomisos, los recursos destinados al Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine) funcionarán con normalidad para cumplir todos los compromisos adquiridos en 2020, ya que fueron respetados los 170.6 millones de pesos que se habían destinado a los diversos apoyos y estímulos.

Hace unos días, luego de sustentar la viabilidad de Foprocine ante las autoridades, la funcionaria afirmó que “se pudo resguardar el patrimonio de Fidecine (Fondo de Inversión y Estímulos al Cine) y Foprocine, y se nos abrió la posibilidad de transitar –a la mayor velocidad posible– a un fideicomiso integral y único que reuniera a ambos, pero conservando todos los apoyos que ofrece cada uno”, y sus ventajas.

Enfatizó: no quiere decir que alguno desaparezca, sino que aprovechamos que Fidecine sí tiene una figura legal, y así los dos fideicomisos quedaron resguardados en ley convertidos en uno solo; lo cual se tuvo que hacer a la brevedad posible para asegurar que en 2021 tuviéramos un fideicomiso único ya con el presupuesto de Fidecine y Foprocine intactos, pero con una estructura orgánica dentro de Imcine.

“Entonces –prosiguió–, gracias a esta herramienta jurídica transitaremos el 2020 con cierta normalidad; entiendo que esto causó temor entre la comunidad, pero si se atrasaron convocatorias, si no ha habido sesiones de tal o cual evaluación o no se han publicado resultados de cortometrajes ha sido debido a las dificultades administrativas y jurídicas a las que nos hemos enfrentado” en semanas recientes.

Sostuvo: vamos a funcionar con normalidad el resto del año, ya tenemos la prórroga jurídica y se resguardó el dinero, el cual está intacto.

En este tiempo, explicó, también hemos estado trabajado en la fundamentación para este nuevo fideicomiso que reúne a nuestros dos fondos, porque es urgente que entre a las Cámaras a fin de que siga un proceso para que se legisle, y esté listo y funcionando en 2021.

María Novaro resaltó que Foprocine siempre ha sido vulnerable, al no estar en ley, desde que se creó en 1997, se ha mantenido vivo por convenios de cada cinco años; es decir, se extingue y hay que renovarlo. De hecho, ya sabíamos que en 2021 íbamos a entrar en la argumentación de renovar este convenio, lo cual se adelantó un año, aunque ahora lo enfrentamos en condiciones difíciles y a la distancia.

Aseveró que el nuevo fideicomiso será delimitado a través de consultas, mesas de trabajo y de hablar en conjunto con la comunidad y aprovecharlo para bien. Este sería el momento de rectificar o plantear diversos aspectos respecto a los tipos de apoyo que se darán.

Viabilidad y transparencia

En este sentido, agregó Novaro, la gente se ha manifestado por la viabilidad y transparencia de los consejos evaluadores, miembros avalados por la comunidad, que sesionan con absoluta independencia y recomiendan o no los proyectos. Queremos que el fideicomiso único conserve los mecanismos de evaluación, no del Fide sino del Fopro.

Se analiza, precisó, que con este fideicomiso único, también se transformen los créditos a espacios de exhibición, lo cual ha funcionado bastante mal, porque a lo largo de los años, han concursado y obtenido este crédito 23 espacios, de los cuales 18 han regresado el dinero porque no pueden con las condiciones.

Ahora, se pretende que los espacios que garanticen la exhibición de cine mexicano tendrán un apoyo directo y no en forma de crédito. Nuestro cine sigue sin verse y mucha gente no tiene acceso a él; incluso las dos grandes corporaciones de cine comercial pasan muy pocos largometrajes nacionales.

Acerca de la epidemia, así como de la crisis de salud y económica del país, María Novaro aseguró: “se redujo el presupuesto no sólo a Imcine, sino a todo el Ejecutivo, incluidas las dependencias y organismos descentralizados y desconcentrados. En el Diario Oficial de la Federación se publicó sobre la reducción en 75 por ciento” a todas estas dependencias.

“Nosotros –destacó– hemos negociado con todo lo que teníamos comprometido en convocatorias, contratos y demás. Pero sí tuvimos que regresar 6 millones de pesos, es decir, 12 por ciento del presupuesto que teníamos; lo cual significa prescindir de vehículos rentados y de algunas actividades nuevas que pensábamos hacer el resto del año”.

Lo cierto, puntualizó Novaro, es que Imcine no va a desaparecer ni estamos cancelando ningún compromiso.

 

Últimas noticias