Al Pacino cumple 80 años: seis personajes para la historia

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Madrid. Alfredo James Pacino, el gran mito del cine, cumple 80 años. Protagonista de películas que son referentes del cine como El Padrino. Parte II (1974), 'Tarde de perros' (1975) o 'El precio del poder - Scarface' (1983), es considerado uno de los iconos vivos de Hollywood, reconocido con un Oscar, un BAFTA, dos Emmy, cuatro Globos de Oro y dos premios Tony.

Guionista, productor, cineasta, dramaturgo, Al Pacino ha mostrado varias facetas suyas tanto en cine como televisión y teatro pero el artista es, ante todo, actor, uno de los emblemáticos de la historia del cine más reciente, con más de cinco décadas de trabajo a sus espaldas, trabajando con realizadores de la talla de Francis Ford Coppola, Sidney Lumet, Brian De Palma, Sydney Pollack, Garry Marshall, Christopher Nolan, Quentin Tarantino y Martin Scorsese, entre otros.

Una carrera que, tras años de preparación, pasando incluso por el mítico Actors Studio, arrancó en los escenarios del Teatro Charles en Boston en 1967. Desde allí dos años más tarde saltó a la gran pantalla con un pequeño papel en el filme 'Yo, Natalia', un drama romántico con tintes de comedia dirigido por Fred Coe y protagonizado por Patty Duke y James Farentino.

Durante los años 70 Al Pacino era un fijo en las ceremonias de los Oscar. Fue candidato sucesivamente por 'El Padrino', 'Serpico', 'El Padrino: Parte II' y 'Tarde de Perros'. No ganó en ninguna ocasión, pero su prestigio como actor era enorme y estaba considerado como uno de los mejores de su generación. A mediados de los 80, una de sus películas, 'Revolución', fue un rotundo fracaso, lo que le llevó a abandonar el cine durante cuatro años y a refugiarse en el teatro. En los 90, volvió al primer plano cinematográfico, ganando el ansiado Oscar por su papel en 'Esencia de mujer' (1992).

Resulta casi imposible hacer una criba que, injustamente deja fuera sus trabajos en cintas como 'El espantapájaros' (1973), 'A la caza' (1980), 'Dick Tracy' (1990), 'Frankie & Johnny' (1991), 'Glengarry Glen Ross' (1992), 'Pactar con el Diablo' (1997), 'El dilema' (1999), 'Insomnio' (2002) o 'Érase una vez en* Hollywood' (2019). Aquí están diez de sus interpretaciones más recordadas.

Michael Corleone, en la trilogía de El Padrino (1972 - 1990)

Para comenzar, nada mejor que la trilogía que lo convirtió en mito del cine. Un tríptico indispensable en el que Francis Ford Coppola se dejó la piel para adaptar la novela de Mario Puzo. El padrino mostró a un Al Pacino desbordante de talento dando vida a Michael Corleone en una saga en la que además compartió pantalla con el enorme Marlon Brando en la primera entrega y otro titán como Robert De Niro en la segunda. Junto a él, y a veces contra él, siempre la magnífica Diane Keaton.

Frank Serpico, en Serpico (1973)

Al Pacino se puso a las órdenes de Sidney Lumet para interpretar al inflexible policía Frank Serpico en la adaptación del relato biográfico escrito por Peter Maas. Su interpretación en esta película le valió su segunda nominación al Oscar, la segunda tras la que recibió por 'El Padrino', que finalmente no se llevó a casa.

Sonny Wortzink, en Tarde de perros (1975)

Basada en un suceso reales, este thriller de robos estrenado en 1975 relatada como Sonny Wortzik -Al Pacino- decide unirse a dos delincuentes para ejecutar un atraco a una pequeña sucursal de un banco de Brooklyn, aunque más pronto que tarde todo empieza a torcerse. Un tenso filme dirigido, de nuevo, por Sidney Lumet en el que Pacino exhibió toda su potencia como actor y también una vis cómica algo inusual en este tipo de personajes.

Tony Montana, en Scarface (1983)

La ambición, la rabia, la violencia. Brian De Palma dirigió a Pacino en 1983 en este remake de 'Scarface', el terror del Hampa, filme basado a su vez en la novela de Armitage Trail. En esta nueva versión del ascenso criminal y descenso a los infiernos el protagonista es Tony Montana, un inmigrante cubano que se convierte en señor del crimen de Miami. El desatado tramo final de la película es, simplemente, impagable.

Frank Slade, en Esencia de mujer  (1992)

Y finalmente llegó el Oscar. Fue en 1992, año en el que hacía doblete ya que también estaba nominado como mejor actor de reparto por 'Glengarry Glen Ross', cuando con su interpretación de Frank Slade, un oficial retirado del ejército estadounidense ciego y amargado, Pacino logró el que hasta ahora es su único Oscar.

Jimmy Hoffa, en El Irlandés (2019)

Su cuarta nominación al Oscar al mejor actor de reparto (novena si se cuentan las de mejor actor principal) vino con 'El irlandés', su primera colaboración con Martin Scorsese en sus más de 50 años de carrera. Pacino interpretó a Jimmy Hoffa, líder sindical corrupto que, debido a su colaboración con el crimen organizado (por el que llegó a ser encarcelado por fraude) acabó desapareciendo de la faz de la Tierra. Una interpretación magnífica que demuestra que Pacino es como el vino, que mejora con los años.

 

Últimas noticias