Músicos lanzan un llamado a "vibrar positivo" en el festival Contigo en la distancia

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Sentir nostalgia fue algo inevitable, mientras un toque de optimismo hizo vibrar a los internautas en el primer festival virtual Contigo en la distancia: cultura desde casa.

Este concierto, que se realizó la tarde del miércoles, fue un bálsamo para la población confinada, que se encuentra lejos y a la distancia.

La transmisión, vía streaming, organizada por la Secretaría de Cultura federal, convocó a solistas y agrupaciones, que desde distintos puntos del país, recurrieron a su profesión para lanzar un llamado a fin de vibrar en positivo.

La voz de Pedro Infante, interpretando el bolero que dio título al concierto, fue el anclaje para unir dos épocas, además de emociones y recuerdos de los escuchas, los cuales surgían entre cada aparición de los músicos invitados.

En el concierto, etiquetado en redes sociales #ContigoEnLaDistancia y #QuédateEnCasa, participaron La China Sonidera, Rosalía León, Chéjere, Joaquina Mertz, María Inés Ochoa La Rumorosa, Vivir Quintana, Pambo y Triciclo Circus Band. Asimismo, Paté de Fuá, Ely Guerra, Troker y Eugenia León formaron una sola voz para enviar un mensaje que podría traducirse en: pronto todo pasará.

Estamos reunidos para acercarlos a nuestra intimidad, al ensayo, para que la música llegue a sus corazones, afirmaron, con sus instrumentos en mano, los integrantes de Triciclo Circus Band. Debemos vivir con precaución, no con miedo, expresó el ensamble a los internautas cautivos, que tal vez, los escuchaban tras una computadora o algún otro dispositivo.

Seguros y a salvo

La banda Paté de Fuá, con un sonido acústico, cantó como si estuviera, de manera cómoda, instalada en el hogar de los espectadores. Vamos a estar en casa, seguros y a salvo, pero también disfrutando. Sin saber, comentaron, si recibirían aplausos por su participación, la agrupación soltó El fantasma enamorado y otro par de rolas que hicieron recordar, con un tanto de añoranza, la lejanía física que se está viviendo.

La cantautora Ely Guerra, una de las últimas en aparecer en el concierto, interpretó material de Zion. Durante su actuación, los loops y ecos de una computadora hicieron que su canto se uniera a infinidad de voces, para convertirse en un murmullo melódico interminable.

Después, la banda instrumental Troker puso un toque de alegría con sus sonidos de jazz y rock. La música ayuda a tener paz y empatía, sostuvieron los integrantes.

Cerró Eugenia León, quien interpretó desde el fondo de su corazón y a capella, Ánimas que no amanezca, de Guadalupe Ramos, tema de su reciente producción A los cuatro vientos. Siguieron, “aunque se me van a azotar un poco –expresó–”, Te hubieras ido antes y el tema que da nombre al disco.

Pero, hay que ponerse alegres, sobre todo cuando uno está encerrado; no tengan pánico, no vean arañas en el techo; si tienen ganas de llorar, lloren y si desean reír, háganlo, porque esto eleva la energía y se hace menos pesada la reclusión, que es por motivos de salud; para tener salud se necesita cantar, alentó la intérprete a los espectadores anónimos, lo que dio fin de manera poética al concierto virtual que se vivió en el portal de contigoenladistancia.cultura.gob.mx y en otros espacios digitales.

 

Últimas noticias