No soy gran cantante, pero tengo cierta forma de contar historias, decía Kenny Rogers

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Los Ángeles. La estrella estadunidense de la música country Kenny Rogers, cuya una exitosa carrera musical se extendió seis décadas e incluyó hits como The Gambler y Coward of the County, falleció el viernes por la noche a los 81 años, anunció ayer su familia. Rogers se fue en paz, en casa. Murió de causas naturales, rodeado de sus seres queridos, declararon en un comunicado.

La familia indicó que se organizará una ceremonia de despedida íntima, sin que esta decisión tenga relación con la situación de emergencia nacional provocada por el Covid-19, la pandemia que azota al mundo.

Kenny Rogers dejó una marca indeleble en la historia de la música de Estados Unidos y sus canciones le granjearon el cariño de los melómanos y tocaron la vida de millones de personas en todo el mundo, expresó su representante Keith Hagan.

Uno nunca es consciente de cuánto ama a una persona hasta que ya no está, expresó en tanto su amiga cantante y colaboradora de toda la vida, Dolly Parton. Tuve tantos años y momentos maravillosos con mi amigo Kenny, pero por encima de la música y el éxito, lo amé como el hombre maravilloso que fue, agregó.

La estrella country Blake Shelton dijo, por otro lado: “No puedo expresar en Twitter el impacto que Kenny Rogers, tanto el artista como el hombre, tuvo en mí. Siempre fue muy amable y divertido. Descansa en Paz, Gambler”, en alusión a su famosa canción.

El cantante, mundialmente conocido también por éxitos como Lucille o Islands in the Stream, ganó tres veces un Grammy y vendió decenas de millones de discos en todo el mundo.

Nunca me consideré un gran cantante, pero sí tengo cierta manera de contar historias, declaró al Irish Examiner en 2013.

He tenido mucha suerte en encontrar muchos grandes temas con poder de permanencia en los corazones, agregó.

No soy apostador

Hago dos tipos de canciones, explicó a NPR en 2015. Están las que cuentan una historia y tienen un significado social, así como las baladas que dicen lo que cada hombre quisiera expresar y lo que cada mujer quisiera escuchar.

Una de esas baladas es Lady, escrita por Lionel Richie y editada en 1980, un éxito instantáneo.

El álbum The Gambler (El apostador), editado en 1978, fue un enorme éxito internacional que obtuvo varios discos de platino y fue su tema más representativo.

Rogers protagonizó el filme The Gambler, basado en su canción. Le gustaba bromear diciendo que no era un buen apostador. “Aprendí hace mucho tiempo que no puedo ganar suficiente dinero como para excitarme, pero puedo perder lo suficiente como para deprimirme, por eso no juego, declaró en 2015. .

Rogers ofreció su último concierto en Nashville, en octubre de 2017, donde compartió escenario con Dolly Parton para una última presentación de Islands in the Stream.

En abril de 2018 anuló las últimas fechas de su gira de despedida debido a problemas de salud. No quería demorar mi retiro una eternidad. Disfruté muchísimo esta oportunidad de decir adiós a mis fans a lo largo de los últimos dos años, indicó, agregando que nunca podría agradecerles apropiadamente por el aliento y apoyo otorgado a lo largo de mi carrera.

Nacido en Houston, Texas, en 1938, hijo de un carpintero y una enfermera, Rogers comenzó su carrera a fines de los años 50 y pronto entró a los mundos del rockabilly, el jazz y otros géneros que luego llevó al estilo country.

Se convirtió en una estrella. Sus éxitos lideraron en 24 ocasiones la lista de los más escuchados y ganó seis premios de la música country. Saltó a la fama gracias a sus dúos con Dolly Parton, así como a sus apariciones en algunas películas y programas de televisión, como El show de los Muppets.

Sus baladas melodiosas y abundantes giras lo convirtieron en un artista querido por el gran público, que también se rindió ante sus reinterpretaciones de las clásicas canciones de Navidad.

Últimas noticias