Salma Hayek y Javier Bardem impactan en la Berlinale

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Berlín. La actriz mexicana Salma Hayek en compañía del español Javier Bardem junto con la joven actriz estadunidense Elle Fanning fueron las estrellas del día de hoy en la Berlinale.

Protagonistas de The roads not taken de la mano de la experimentada y multipremiada cineasta británica Sally Potter  Ginger y Rosa (2012) The Party ( 2017).

Ya la prensa alemana se apuró a calificar la presencia de la mexicana, el español y la estadunidense como la porción de glamour que estaba haciendo falta en la edición número 70 del festival de cine de Berlín.

Desbordando belleza y simpatía y soltando una que otra palabra en español que resultaba por demás seductora, Salma se metió a la bolsa a los cerca de 300 periodistas y fotógrafos que desbordaban la sala destinada a las conferencias de prensa del festival.

Como una especie de homenaje al festival que la catapultó a las grandes ligas como actriz, Salma recordó y expresó el especial cariño que Berlín tiene para ella, pues fue en este festival en el año 1995 y hablando además en español al interpretar el papel de Alma en El callejón de los Milagros del director mexicano Jorge Fons lo que marcó el inicio de su carrera internacional.

Javier es mi actor favorito y además está casado con mi mejor amiga, comentó Salma al referirse al especial carácter que fue para ella trabajar con Bardem con quien comparte aspectos de su vida privada. Javier Bardem intervino reconociendo las dificultades a las que se enfrentó para adoptar un acento mexicano en los diálogos con Salma Hayek que en la cinta se desarrollan en español. Potter apuntó por su parte: “tenían que hablar en español pues una parte de la historia se desarrolla en México, además la historia de Estados Unidos no se puede entender si no se entiende la relación con México”.

La veracruzana por su parte provocó un alud de risas cuando relató que parte de su método de enseñanza del acento mexicano al español Bardem era llegar al set de filmación cada día saludando con un efusivo “Viva México Cabrones”.

El drama que se desarrolla en The roads not taken adquiere un significado especial al conocer el aspecto contextual en la vida privada de la cineasta inglesa.

Dolorosa experiencia personal de la cineasta británica fuente de inspiración

Una dolorosa experiencia personal fue parte de la fuente de inspiración de Sally Potter en este trabajo. Relató que en el año 2010 su hermano Nic sufrió un tipo de demencia; su convivencia con él, los cuidados que como hermana le prodigaba y las preguntas que ella se hacía “¿a donde será que va cuando se ve que está tan lejos?”, comentó Potter además de compartir que su hermano todavía vivió dos años más.

Para Bardem por su parte, la inspiración y preparación para ejecutar su papel fue escuchar la experiencia personal de Potter, además de entrar en contacto con instituciones de familiares con pacientes que sufren de demencia.

The roads not taken cuenta la historia de Leo, -Bardem- un migrante mexicano que vive hace 30 años en Estados Unidos. Narrada desde una triple perspectiva en la vida del mexicano, tres momentos de su historia.

La primera es Leo como paciente con demencia bajo los cuidados de una mujer que atiende a sus necesidades básicas de supervivencia, además de los amorosos cuidados de su hija Molly -Famming- producto de su matrimonio con una estadunidense de la que se divorció hace muchos años. La ausencia de Leo en cuanto al contacto con la realidad parece tener un delgado hilo que de alguna manera lo conecta con el mundo. La fotografía y el recuerdo de su perro Néstor.

La fantástica capacidad histriónica del español que ya se hizo con un Oscar en 2008  por No country for Old Man permite al espectador experimentar de alguna manera el obscuro abismo que dentro de la mente de personaje se puede haber generado, propio de la enfermedad.

La segunda perspectiva es el Leo como escritor un tanto frustrado que nunca logró llevar a fin aquel libro que pretendía escribir habiendo incluso sacrificado por tal proyecto, la convivencia con su hija.

La tercera perspectiva es el Leo en México con Dolores -Salma Hayek- hablando español.

Dolores es su amor de juventud y con quien comparte el insoportable dolor por la pérdida de un hijo pequeño y los sentimientos de culpa que como un fantasma lasceran su alma por no haber llevado al pequeño a la escuela en aquel fatídico dia en que fue atropellado y perdió la vida. La elección del nombre de la figura que interpreta Hayek no podría haber sido más atinada. 

La insistencia de Dolores para convencer a Leo la acompañe al cementerio a visitar la tumba del pequeño Nelson en un día de muertos en México, en que los difuntos regresan a reunirse con sus seres queridos, da a esta parte del filme el punto más alto en cuanto a intensidad.

Leo y Dolores envueltos en un abrazo sobre la tumba de su hijo entre un mar de flores de cempazúchitl y bajo la luz de las veladoras alrededor de la tumba del pequeño Néstor.

Últimas noticias